Translate

martes, 16 de julio de 2024

LA GUARDIA CIVIL EN SAN ROQUE (CCXXVIII). LA REORGANIZACIÓN DE LA GUARDIA CIVIL (12).


Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en "EUROPA SUR" el 17 de junio de 2024, pág. 11.


El original está ilustrado con una fotografía en blanco y negro.

 

 

Cuando en el capítulo anterior se mencionaba el “Anuario del Guardia Civil”, fechado en enero de 1943, que comprendía el escalafón integral de suboficiales y cabos así como un breve extracto de la legislación corporativa vigente entonces, hay que significar que figuraban en portada no sólo el entonces teniente coronel Eugenio Calvete Hernández, que había sido capitán de la Comandancia de Carabineros de Algeciras en 1929-1931, sino otros dos inestimables colaboradores.

El primero era el alférez Juan Martínez Lao, que había alcanzado dicho empleo en 1941, encontrándose destinado en 1943 en la 4ª Compañía (Córdoba), mandada por el capitán Arístides Francés Núñez Arenas, de la 100ª Comandancia Exenta (Madrid) cuyo jefe era entonces el teniente coronel Claudio Santamaría Arigita. 

Esta comandancia se trataba de una unidad de “Especialistas”, es decir, de resguardo fiscal del Estado, cuyo personal procedía principalmente del antiguo y desaparecido Cuerpo de Carabineros. Dicha compañía tenía una sección en Córdoba y otra en Jaén. Hay que significar que las otras cuatro compañías de dicha comandancia tenían sus cabeceras en Madrid (2 secciones en Madrid y 1 en Cuenca); Alcázar de San Juan, en la provincia de Ciudad Real (4 secciones distribuidas en las poblaciones de Alcázar de San Juan, Albacete, Toledo y Ciudad Real); Valladolid (3 secciones distribuidas en las ciudades de Burgos, Ávila y Valladolid); y Zaragoza (3 secciones ubicadas en las poblaciones de Zaragoza, Logroño y Calatayud). 

Como se recordará, el resguardo fiscal del Estado, tradicional misión de Carabineros desempeñada desde 1829 y asumida por la Guardia Civil tras la absorción decretada en 1940, no afectaba solamente a los recintos portuarios, costas y fronteras terrestres, sino también a los aeropuertos -escasos en 1943- y a aquellos recintos, depósitos y territorios del interior que no fueran portuarios, costeros o fronterizos.

Cuando al inicio de 1936 el entonces brigada Eusebio Fernández Chimeno publicó el “Escalafón General del Cuerpo de Carabineros”, con la colaboración de “los suboficiales, clases e individuos con destino en la Secretaría de la Inspección General del Cuerpo”, Martínez Lao ostentaba el empleo de sargento y estaba destinado entonces en la misma.

El segundo colaborador no procedía de Carabineros. Se trataba del brigada Agustín Hernández Porto, destinado en 1943 en la Dirección General del Cuerpo. En este caso procedía de la Guardia Civil, concretamente del Colegio de Guardias Jóvenes, y al comienzo de 1936 era cabo de Infantería de dicho Instituto desde 1929. 

Por acuerdo del “Consejo de Ministros y a propuesta del de la Gobernación”, se dispuso por orden de 17 de noviembre de 1936, su baja definitiva en el servicio activo de la Guardia Nacional Republicana, “sin perjuicio de lo que en su día resulte de la información que al efecto se instruya”, como comprendido en el decreto de la Presidencia del Consejo de Ministros de 21 de julio de dicho año, aplicado al Cuerpo de la Guardia Civil por otro de 26 de igual mes. Dicha normativa fue de aplicación a todo el personal que se rebeló contra el gobierno de la República. Posteriormente, pues realmente Hernández Porto se había unido a la sublevación militar, se le confirió por resolución del “Generalísimo de los Ejércitos Nacionales”, de 9 de diciembre de 1937, “el empleo inmediato en propuesta extraordinaria de ascensos por antigüedad”.

Centrándonos ya en el Campo de Gibraltar, y tras haber expuesto en un capítulo anterior el despliegue territorial provincial de la antigua comandancia gaditana, tras ser reconvertida en 1941 en la 216ª Comandancia Rural (Cádiz), hay que significar que en 1943 la todavía 134ª Comandancia de Costas de la Guardia Civil (Algeciras), creada dos años antes, heredera de la antigua 10ª Comandancia de Carabineros (Algeciras), continuaba manteniendo un despliegue muy similar a ésta.

La cabecera de esta comandancia, encuadrada a su vez en el 34º Tercio (Cádiz), se continuaba fijando en la ciudad de Algeciras, pasando a tener tres compañías de Infantería con cabeceras en La Línea de la Concepción (con secciones en La Atunara, La Línea de la Concepción y Campamento), Algeciras (con dos secciones en dicha ciudad, incluido su puerto marítimo, y la pedanía tarifeña de El Bujeo) y Tarifa (con secciones en esa localidad, Valdevaqueros y Bolonia).

A ello había que unir, en nuestro Campo de Gibraltar, pero dependiente del mentado 34º Tercio (Cádiz), la 1ª Compañía de Especialistas, que con base en Algeciras, tenía la cabecera de sus tres secciones ubicadas en dicha ciudad, en Jimena de la Frontera y en La Línea de la Concepción. Hay que significar que dicha Agrupación de Especialistas tenía otras tres compañías pero con cabeceras en las ciudades de Cádiz (con dos secciones), Jerez de la Frontera (con jefatura de sus dos secciones en San Fernando y Arcos de la Frontera) y Huelva (con cabecera de sus dos secciones en dicha capital provincial y en Ayamonte).

Gracias a que por fin, en 1943, y después de 8 años sin hacerlo, se publicaron los correspondientes escalafones específicos de los cuadros de mando integrados por jefes, oficiales, suboficiales y cabos, podemos conocer quienes eran entonces los que ostentaban responsabilidad directiva en nuestro Campo de Gibraltar.

Conforme a la “Escaleta de Generales, Jefes y Oficiales” de Costas y Fronteras, publicada por el “Taller-Escuela de Artes Gráficas de Huérfanos de la Guardia Civil”, con efectos de 1º de marzo de 1943, el coronel jefe de dicho 34º Tercio (Cádiz) era Nestavo García Hernáiz y al igual que los demás oficiales del mismo, procedía del antiguo Cuerpo de Carabineros. El jefe de su plana mayor, con residencia también en la capital gaditana, era el teniente coronel Enrique de los Ríos Astigarraga. 

Es obligado citar que el jefe de la 234ª Comandancia de Costas (Cádiz), antigua 11ª Comandancia de Carabineros (Cádiz) que abarcaba la provincia gaditana, excepto el Campo de Gibraltar, era entonces el también teniente coronel Miguel García Rodríguez. Igualmente se debe mencionar que al frente de los Especialistas del mentado 34º Tercio se encontraba el comandante Rafael Saíz Gutiérrez.

El jefe de nuestra mentada 134ª Comandancia de Costas (Algeciras) era el ya citado teniente coronel Manuel Sanmartín Rives, siendo entonces el único comandante de las dos plazas existentes en plantilla de la misma, Ignacio Molina Pérez, también mencionado en capítulos anteriores. Los capitanes eran Manuel López Benítez (jefe de la Compañía de Tarifa), Manuel Roza Galvez y Antonio Ciro Morcillo (jefe de la Compañía de Algeciras y plana mayor de la Comandancia), así como Dámaso González Sánchez (jefe de la Compañía de La Línea de la Concepción). La mentada 1ª Compañía de Especialistas (Algeciras) estaba mandada por el capitán José Gallego Bragante. 

El resto de los oficiales de la comandancia campogibraltareña eran los tenientes Eduardo Fruto García, Manuel Moreno Gutiérrez y Emilio Manzano Salgado (Algeciras), Crisanto Alcocebar del Plan (La Línea de la Concepción) y Victoriano Mayoral Clemente (Valdevaqueros), y los alféreces Pedro García Arias (Campamento), Nicolás Bozal Bernal (Tarifa) y Martín Barbero Coca (La Atunara).

Pertenecientes a esa 1ª Compañía de Especialistas estaban el teniente Arturo Santano Armida (Jimena de la Frontera), Francisco Parralo González (Algeciras) y Antonio Rodríguez Vázquez (La Línea de la Concepción).

(Continuará).