Translate

sábado, 9 de junio de 2018

GENERAL DE BRIGADA DE LA GUARDIA CIVIL RAFAEL SERRANO VALLS (1920-2018).

Obituario escrito por Jesús Núñez, publicado en "DIARIO DE CÁDIZ", "DIARIO DE JEREZ" y "EUROPA SUR", el 10 de abril de 2018, pág. 26, 24 y 20, respectivamente.


  • Fallecido a los 98 años de edad y militar por tradición familiar, le tocó dirigir las fuerzas de la Guardia Civil en la provincia de Cádiz durante los años de la Transición a la democracia.

    Ayer lunes 9 de abril falleció en su domicilio de la capital gaditana quien fuera general de brigada de la Guardia Civil, Rafael Serrano Valls, de 98 años de edad. Viudo de Blanca del Río Carballido, fallecida en agosto de 2016, tenía cuatro hijos (Rafael, Alberto que alcanzó el empleo de coronel en el benemérito Instituto, José María y Jaime) además de una pequeña legión (nunca mejor dicho) de nietos y bisnietos.
    Su padre fue Alberto Serrano Montaner, ascendido a título póstumo a teniente general en 1959 al encontrarse en posesión de la medalla militar individual. Antiguo oficial, en diferentes empleos, de las Fuerzas Regulares Indígenas y de la Legión, llegó a ser subinspector de esta última entre 1952 y 1955.
    Escribir del general Rafael Serrano Valls es escribir de una parte, no sólo de la historia de la Benemérita gaditana, sino de la propia provincia, tanto por los años que estuvo destinado en la misma como por las responsabilidades que ostentó y el periodo que le tocó vivir. También es escribir de algún capítulo de la reciente historia de España.
    Nacido en la localidad granadina de Durcal el 15 de diciembre de 1920, le sorprendió el inicio de la guerra civil con tan sólo 15 años de edad. Se alistó como soldado de infantería de 2ª clase en las Fuerzas Regulares Indígenas de Tetuán nº 1, donde se encontraba destinado su padre. Dos años más tarde fue nombrado alférez provisional de infantería, prosiguiendo la carrera de las armas al finalizar la contienda.
    En abril de 1941 ascendió a teniente provisional pasando en comisión de servicio a las incipientes Fuerzas de Policía Armada y de Tráfico, herederas del antiguo Cuerpo de Seguridad y Asalto, que su padre estaba organizando. Tres años más tarde, tras pasar por la academia de transformación de Zaragoza, obtuvo dicho empleo con carácter profesional, siendo destinado al Tercio "Gran Capitán" de la Legión en Melilla.
    No permaneció mucho tiempo allí, pues en marzo de 1945 se le concedió su pase al Cuerpo de la Guardia Civil donde obtuvo numerosos destinos en diferentes provincias de la geografía nacional y alcanzó sucesivamente los empleos de capitán, comandante y teniente coronel. Fue precisamente en este último ascenso donde se incorporó en abril de 1961 como jefe de la entonces 237ª Comandancia de Cádiz, cuya jefatura estaba ubicada en el hoy desaparecido acuartelamiento capitalino de la calle San Severiano nº 10.
    En mayo de 1966 ascendió al empleo de coronel y fue destinado a mandar el Tercio de La Coruña pero apenas unos meses después se le confirió el mando del recién creado 26º Tercio de la Guardia Civil de Cádiz, cuya jefatura pasó a ubicarse en el mentado acuartelamiento de San Severiano.
    Dicha Unidad estaba compuesta por la 261ª Comandancia de Cádiz y la 262ª Comandancia de Algeciras, es decir toda la fuerza de la Benemérita desplegada en la provincia de Cádiz quedaba bajo el mando de un único coronel de la que dependían las dos comandancias citadas, mandadas por sus respectivos tenientes coroneles.
    Siete años más tarde, en diciembre de 1974, se produjo una reorganización periférica de la Guardia Civil, pasando a denominarse el 26º Tercio como el 24º y sus dos Comandancias como la 241ª de Cádiz y 242ª de Algeciras. 
    Aquello no afectó en la provincia de Cádiz más que al cambio de numeración. El coronel Serrano siguió a su mando hasta que a finales de julio de 1979 fue promovido al empleo de general de brigada. Es decir, durante más de doce años, entre 1967 y 1979, estuvo al frente de la Guardia Civil de toda la provincia, siendo su máximo responsable por lo tanto durante la Transición democrática.
    Los tiempos habían cambiado y la incipiente democracia española se enfrentaba a uno de sus peores enemigos: el terrorismo de la banda criminal ETA. Y el general Serrano pasó precisamente a liderar sobre el terreno la lucha contra aquellos asesinos. Fue nombrado jefe de la 5ª Zona de la Guardia Civil con cabecera en Logroño, de la que dependían, entre otras, las Comandancias de Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya. Aquella fue una época muy dura y que fue bautizada como los "años de plomo".
    En enero de 1981 fue nombrado general jefe de la 1ª Zona de la Guardia Civil de Madrid, donde al mes siguiente acontecieron los ya conocidos sucesos del 23F en el Congreso de los Diputados, cuando se produjo el intento de golpe de estado. 
    El director general del Cuerpo, el entonces general de división José Luis Aramburu Topete, le encomendó la responsabilidad y el mando de dirigir las fuerzas de la Guardia Civil que rodearon el Congreso y establecer los cinturones de seguridad en la carrera de San Jerónimo. Una vez fracasada la acción golpista fue el responsable de las fuerzas que procedieron al desarme y detención de los guardias civiles asaltantes.
    A finales de agosto del año siguiente pasó a la situación de disponible forzoso por cumplir la edad reglamentaria. En mayo de 1984 pasó a la situación de reserva activa y desde dos años después a la de segunda reserva, pasando a retiro por edad a partir de diciembre de 1998.
    Hasta aquí su historial militar y profesional como guardia civil. Como he comentado muchas veces a su hijo Jaime, antiguo oficial de Sanidad Militar de la Armada, hoy día con importantísimas responsabilidades en la sanidad civil de la Comarca de Jerez de la Frontera, es una lástima que su padre no dejara escritas sus memorias sobre todas las vicisitudes que durante tantas décadas le toco vivir.
    Aquellos que tuvimos la fortuna y el privilegio de conocerle y escuchar algunas de sus numerosas y animadas anécdotas podemos asegurar que con su fallecimiento se ha ido una parte de la historia de esta provincia y de más sitios.
    Para hablar de su historia personal, humana y familiar haría falta mucho más espacio, pero ello corresponde escribirlo a su familia, siempre generosa, abierta y formada en unos valores que su padre, abuelo y bisabuelo supo inculcarles y transmitirles.
    Con la despedida de nuestro general se cierra un periodo de nuestra historia. Descanse en paz con el cariño y el respeto de todos cuanto le conocimos.

domingo, 18 de febrero de 2018

ACTOS CULTURALES CONMEMORATIVOS "CXL ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COMANDANCIA DE CARABINEROS DE ALGECIRAS (1878-2018)".

Este año se conmemora por la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras el "CXL ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COMANDANCIA DE CARABINEROS DE ALGECIRAS (1878-2018)".

El Cuerpo de Carabineros fue creado por Real Decreto de 9 de marzo de 1829, “para la seguridad y vigilancia de las costas y fronteras, hacer la guerra al contrabando, prevenir sus invasiones y reprimir a los contrabandistas, y para afianzar con respetable fuerza a favor de la industria y comercio nacionales, la protección y fomento que procuran las leyes de Aduanas”.

Por Reales Órdenes de 10 y 28 de enero de 1878 se dispuso dividir en dos la Comandancia de Carabineros de Cádiz, que tenía por demarcación toda la provincia, creándose la Comandancia de Algeciras para afrontar con mayor eficacia y eficiencia el contrabando procedente de la colonia británica de Gibraltar.

Su éxito fue tal que por Real Orden de 1º de agosto de 1889 se dividió también en dos la Comandancia de Carabineros de Málaga, creándose la Comandancia de Estepona al objeto de hacer frente igualmente en esa zona al contrabando procedente de la colonia británica de Gibraltar.

Por la Ley de 15 de Marzo de 1940 el Cuerpo de la Guardia Civil asumió las misiones del Cuerpo de Carabineros e integró a sus efectivos. 

Como consecuencia de ello desaparecieron las Comandancias de Carabineros, que fueron absorbidas por las de la Guardia Civil, a excepción de la de Algeciras que se transformó en la actual Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, la cual aúna las misiones tradicionales de ambos Cuerpos en el Campo de Gibraltar.

Para conmemorar y honrar la efeméride de la creación de aquella Comandancia de Carabineros en 1878, hace ya 140 años, se van a realizar, con la colaboración del Ayuntamiento de Algeciras y otras entidades, los siguientes actos culturales en el Centro Documental “José Luis Cano” de Algeciras:

Ciclo Conferencias en el Centro Documental “José Luis Cano” (lunes días 12 y 19 de marzo, y miércoles 4 de abril), a las 19´00 horas:

·      Día 12/03/2018. Conferencia titulada “Historia del Cuerpo de Carabineros en el Campo de Gibraltar (1878-1940)”, por Jesús Narciso Núñez Calvo, Coronel de la Guardia Civil y Doctor en Historia.

·  Día 19/03/2018. Conferencia titulada “Los Fondos Documentales del Cuerpo de Carabineros en el Archivo Municipal de Algeciras”, por Agustín Felipe Del Valle Pantojo, Director del Archivo Municipal de Algeciras y Licenciado en Geografía e Historia.

· Día 04/04/2018. Conferencia titulada “Arquitecturas vigilantes, solitarias, olvidadas. El acuartelamiento del Cuerpo de Carabineros”, por Daniel Pinzón Ayala, Doctor Arquitecto.

Presentación de un plano de 1862 del despliegue de Carabineros en la costa del Campo de Gibraltar:

·   Día 28/05/2018. Presentación a las 10'30 horas en la sede de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar (Algeciras) de la reproducción numerada y limitada de un plano confeccionado en el año 1862 por el Teniente Coronel de Ingenieros Luis de Negrón Fernández de Córdova sobre el despliegue de los acuartelamientos del Cuerpo de Carabineros del Reino en la costa del Campo de Gibraltar.

Exposición de Uniformes, objetos, documentos y fotografías del Cuerpo de Carabineros y del Resguardo Fiscal de la Guardia Civil:


  •      Inauguración lunes 07/05/2018, 12'00 h. Abierta hasta el viernes 18/05/18 (salvo fin de semana) en horario continuo de mañana y tarde.

-oo0oo-

Artículo publicado en el Diario "ÁREA" (Diario del Campo de Gibraltar) el 13 de marzo de 2018.

El Coronel Núñez resalta la importancia del Cuerpo de Carabineros “para reprimir a los contrabandistas”.
   
Éxito de la conferencia que el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras y doctor en Historia, Jesús Narciso Núñez Calvo, ha ofrecido bajo el título “Historia del Cuerpo de Carabineros en el Campo de Gibraltar (1878-1940)”, este lunes en el centro documental de Algeciras.

En su disertación, el coronel Núñez ha recordado que el Cuerpo de Carabineros fue creado por Real Decreto de 9 de marzo de 1829, “para la seguridad y vigilancia de las costas y fronteras, hacer la guerra al contrabando, prevenir sus invasiones y reprimir a los contrabandistas, y para afianzar con respetable fuerza a favor de la industria y comercio nacionales, la protección y fomento que procuran las leyes de Aduanas”.

Por Reales Órdenes de 10 y 28 de enero de 1878 se dispuso dividir en dos la Comandancia de Carabineros de Cádiz, que tenía por demarcación toda la provincia, creándose la Comandancia de Algeciras para afrontar con mayor eficacia y eficiencia el contrabando procedente de la colonia británica de Gibraltar, y que por la Ley de 15 de Marzo de 1940 el Cuerpo de la Guardia Civil asumió las misiones del Cuerpo de Carabineros e integró a sus efectivos.

En declaraciones a Cope Campo de Gibraltar, el coronel detalla la importancia de la creación de este Cuerpo. “Si repasamos las hemerotecas, hace 150 años, el problema del contrabando procedente de Gibraltar era bastante significativo, de tabaco, de perfumes, de telas…no existía el contrabando de hachís ni las redes de inmigración irregular. Los tiempos han cambiado, eso es cierto, pero los lugares donde se alija el tabaco, se siguen produciendo prácticamente en los mismos sitios”.

“El Cuerpo de carabineros es reflejo de la sociedad, y en aquella época con saber leer y escribir, era suficiente para poder ingresar. Hoy en día, lógicamente nuestro personal está perfectamente preparado para hacer frente a los retos a los que tenemos que afrontar”.

“Quiero recordar que el servicio, hace 140 años, se denominaba servicio de fatiga, en sólo cuatro comandancias, una de ellas en Algeciras, lo que reflejaba lo penoso que era la lucha contra el contrabando. En la actualidad, el sacrificio es el mismo”.

Éste ha sido el primero de los actos programados con motivo de la conmemoración del 140 aniversario de la creación de la Comandancia de Carabineros en la ciudad, para lo que se ha previsto el desarrollo de un ciclo de conferencias, así como la presentación, en el mes de abril, de la reproducción numerada de un mapa antiguo del despliegue de este cuerpo armado en la comarca, y que finalizará con la exposición de uniformes, objetos, documentos y fotografías del Cuerpo de Carabineros y del Resguardo Fiscal de la Guardia Civil, que se celebrará del 7 al 18 de mayo.

El primer edil ha destacado en su presentación “la estrecha vinculación que Algeciras y la Guardia Civil mantienen históricamente, y que se ve acrecentada con actividades como ésta”, incidiendo en el hecho de que el Cuerpo de Carabineros mantuvo hasta su extinción una comandancia en la ciudad, al tiempo que ha manifestado su satisfacción “por poder seguir colaborando con la Benemérita en cuantas actuaciones lleve a cabo”.

Cabe destacar que en el acto también han estado presentes los tenientes de alcalde Jacinto Muñoz Madrid, Luis Ángel Fernández, Pilar Pintor, y Diego González de la Torre; las ediles de la oposición Ana Jarillo y Elena Abad; el subdelegado de Defensa en Cádiz, coronel de Infantería de Marina Joaquín Tomás González Fernández; el jefe del Servicio Fiscal de la Dirección General de la Guardia Civil, coronel Jesús Castilla Paz; la jefa de la Dependencia de Aduanas, Nuria Carracedo; el fiscal jefe del Campo de Gibraltar, Juan Cisneros, mandos militares o la directora de apoyo de la ONCE en el Campo de Gibraltar, Concepción de la Fuente, entre otros.

-oo0oo-

Artículo publicado en EUROPA SUR el 13 de marzo de 2018, pág. 18.

El coronel Jesús Núñez rememora en Algeciras el tiempo de los Carabineros.

El jefe de la Comandancia diserta sobre el espíritu aún de vivo de un cuerpo creado en 1829.

El coronel Jesús Narciso Núñez Calvo, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras y doctor en Historia, ofreció ayer la conferencia inaugural del ciclo dedicado al 140 aniversario de la creación de la Comandancia de Carabineros en la ciudad. 

El Cuerpo de Carabineros, explicó Núñez en el Centro Documental José Luis Cano, fue creado por Real Decreto de 9 de marzo de 1829, "para la seguridad y vigilancia de las costas y fronteras, hacer la guerra al contrabando, prevenir sus invasiones y reprimir a los contrabandistas, y para afianzar con respetable fuerza a favor de la industria y comercio nacionales, la protección y fomento que procuran las leyes de Aduanas". 

Por Reales Órdenes de 10 y 28 de enero de 1878 se dispuso dividir en dos la Comandancia de Carabineros de Cádiz, que tenía por demarcación toda la provincia, creándose la Comandancia de Algeciras para afrontar con mayor eficacia y eficiencia el contrabando procedente de la colonia británica de Gibraltar. 

Por la Ley de 15 de Marzo de 1940 el Cuerpo de la Guardia Civil asumió las misiones del Cuerpo de Carabineros e integró a sus efectivos. Como consecuencia de ello desaparecieron las Comandancias de Carabineros y se creó entonces la actual Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, que aúna las misiones tradicionales de ambos Cuerpos.

Para honrar la efeméride se llevará a cabo otra conferencia impartida por el director del Archivo Municipal de Algeciras, Agustín del Valle Pantojo, bajo el título Los Fondos Documentales del Cuerpo de Carabineros en el Archivo Municipal de Algeciras (19 de marzo). 

El ciclo se completará con la disertación de Daniel Pinzón Ayala, doctor arquitecto, bajo el título Arquitecturas vigilantes, solitarias, olvidadas. El acuartelamiento del Cuerpo de Carabineros.

-oo0oo-

Artículo publicado en EUROPA SUR el 25 de abril de 2018, pág. 10, por Agustín Del Valle Pantojo.

El Cuerpo de Carabineros, en el Archivo Municipal de Algeciras.


Un archivo municipal está formado por el conjunto orgánico de documentos de cualquier época y en cualquier tipo de soporte material (papel, cartulina, cedé, vídeo, etc.), producidos y recibidos por el Ayuntamiento en el ejercicio de sus funciones, y que se conservan, debidamente organizados, con fines de gestión, defensa de derechos, información investigadora y cultural.
Los documentos municipales se van agrupando en 4 grandes grupos o bloques: 1. Gobierno, 2. Administración, 3. Servicios, 4. Hacienda. Cada uno de estos bloques se va dividiendo y subdividiendo de una manera organizada y coherente, según un modelo de cuadro de clasificación.
Retornando al grupo 1. Gobierno, es aquí donde se contienen esos fondos específicos sobre los Carabineros. Recordemos su ubicación en el inventario: Gobierno, Alcalde, Expedientes gubernativos, Carabineros/Guardia Civil. Dentro de esta serie documental, tenemos una primera subserie cuyas fechas extremas son 1851-1936 y se encuentran en la caja 64 del Archivo Municipal. Y una segunda subserie que comprende los años 1941-1942 y se encuentra en la caja 153 de este Archivo. 
Aunque, respecto a esta caja 153, hay que decir que ya no es propia de Carabineros, puesto que este Cuerpo fue integrado en el de la Guardia Civil por Ley de 14 de marzo de 1940. Por tanto, el interés que pueda tener, con respecto al tema de los carabineros, consistiría en rastrear cuáles de los miembros que aparecen en la documentación como guardias civiles fueron antiguos componentes del Cuerpo de Carabineros y en qué condiciones aparecen.
En ambas cajas, el contenido de estos documentos es relativo al servicio que prestaban, aunque una parte importante de ellos se refiere a la revista que pasaba el alcalde, tanto a Carabineros como a Guardia Civil, para saber si estaban todos los efectivos y sus circunstancias y que servía también para que a primeros de mes pudieran cobrar la nómina. Esto se plasmaba en un documento que se denomina "justificante de revista". 
Pero ¿por qué pasaba el alcalde revista a estos cuerpos de seguridad del Estado? Los alcaldes tenían delegadas algunas funciones encomendadas por el Estado, como intermediario entre los ciudadanos y las distintas administraciones públicas. Según la Ley de Ayuntamientos de 1840, en sus artículos 69 y 70, diferenciaban las atribuciones de los alcaldes como "administradores del pueblo" y como "delegados del Gobierno". Y dentro de estas funciones de delegado gubernativo tenía que pasar revista a los Carabineros y a la Guardia Civil.
Pasemos ahora a la descripción de estos fondos sobre Carabineros en el AMA. En la caja, con número currens 64, tenemos una subcarpeta con la escasa y discontinua documentación que contine documentos entre los años 1851 a 1934, tanto de Carabineros como de la Guardia Civil. 
Del año 1851, tenemos el traslado de María Jesús Fernández y sus cuatros hijas, desde Málaga, para reunirse con su marido, el carabinero Ramón Reina, que había sido trasladado desde la Comandancia de Málaga a la Comandancia de Cádiz, 3ª Compañía. Este expediente se encuentra en el Ayuntamiento porque el alcalde debía darle salvoconducto para que pudiera trasladarse esta familia hasta el punto final de llegada.
Pero de los documentos más interesantes sobre Carabineros tenemos los "justificantes de revista" del año 1936. Trámite administrativo entre el Ayuntamiento y, en este caso, Carabineros, donde el alcalde los certificaba con su firma y con el sello del Ayuntamiento.
Viendo, como ejemplo de nuestros fondos municipales de Algeciras, el contenido de uno de estos justificantes de revista de 1936, tenemos lo siguiente: Aparece un encabezado, en el que se identifica la Comandancia y la compañía: 10ª Comandancia de Carabineros de Algeciras, 4ª Compañía.
Encabeza esa lista el capitán Manuel Lamadrid Rivas, seguido del teniente Emilio Fernández Simón y de los alféreces Francisco López Gutiérrez, Juan Díaz Ferrez y Ángel García Fernández. La oficina de la 4ª Compañía estaba atendida por el brigada Antonio Castaños Rodríguez y el carabinero 2º Alfredo Cornejo Gregorio. Los diversos destinos que se encontraban en esa 4ª Compañía se denominaban de la siguiente manera: Algeciras, Tolmo, Puesto del Muelle de Algeciras, Muelles, Muelle de Algeciras, Estación de Algeciras, Ronda de Algeciras, Bujeo, Los Barrios, C.P.M. Ceuta y Tarajal. En Ceuta tenemos como jefe de puesto a un teniente, Fernando Bustamante Martínez.
En cuanto a las clases de carabineros tenemos, según se lee en las listas: los que eran carabineros (de 1ª y de 2ª), los marinos y las matronas. Las matronas eran tres y estaban destinadas en el muelle de Algeciras. Se trataba de Consuelo Canillas Martín, Nicasia Lumbreras Malpartida y Francisca de Vega Calleja. También se registra el número de caballos que hay en la unidad.
Por último, al final de la lista aparece una hoja con un balance donde se indican las altas y bajas del servicio de los miembros de la Compañía. Le sigue, en el reverso, un resumen estadístico y al final la fecha y el espacio para la firma del capitán y del alcalde y para el "Certifico". La fecha de este ejemplo que mostramos es. Algeciras, 5 de julio de 1936. Firma el visto bueno el capitán Manuel Lamadrid y certifica el alcalde Salvador Montesinos, último alcalde republicano del Ayuntamiento de Algeciras.
Por tanto, este documento se convierte en un testimonio gráfico de quiénes estaban de servicio en la Comandancia de Carabineros de Algeciras, 4ª Compañía, durante los sucesos de aquel verano de 1936.
A partir de la siguiente revista, que fue hecha el 1 de agosto de 1936, firma como alcalde de Algeciras José Sotomayor Patiño, presidente de la Comisión Gestora Municipal, que empezó a dirigir el Ayuntamiento tras los sucesos del 18 de julio de 1936.
A partir de agosto de 1936, estos documentos reflejan administrativamente las circunstancias dentro del Cuerpo de Carabineros. Por estos justificantes sabemos de algunos arrestos que se hicieron en aquellas fechas, como los del capitán don Daniel Zubeldía Moreno y del teniente don Ángel Alegre Rodríguez, que se encontraban "en el Juzgado Municipal a disposición del comandante juez instructor".
Como bisnieto y nieto de carabineros, este artículo es un homenaje a ellos.


-oo0oo-

Artículo publicado en EUROPA SUR el 4 de junio de 2018, pág. 11, por Daniel Pinzón Ayala.

Los acuartelamientos de Carabineros en el Campo de Gibraltar.

  • La huella de los cuarteles sirve para reivindicar la labor de los carabineros y sus familias en la comarca.
La conmemoración del CXL Aniversario de la creación de la Comandancia de Algeciras del Cuerpo de Carabineros representa una gran oportunidad para poner en valor esta institución, creada para la vigilancia y represión del contrabando y el fraude fiscal. Su presencia en el Campo de Gibraltar fue de las más singulares de todo el país, debido a las especiales características de este territorio: al mismo tiempo costero y fronterizo.
Desde la creación del Cuerpo de Carabineros en 1829 y su posterior reorganización en 1842, la presencia de los carabineros en nuestro país fue una constante hasta su disolución en 1940. Para llevar a cabo sus funciones se desplegó toda una red de acuartelamientos que ocuparon las principales localidades del país, aunque fueron costas y fronteras su territorio por excelencia. Construcciones de todo tipo y condición fueron punteando el perímetro del país, tomando como referencia el ya existente sistema defensivo histórico conformado por torres, baterías y castillos, al que se sumaron nuevas localizaciones con las que se obtuvo un control total de playas y pasos fronterizos.
La gran mayoría de estos primeros puestos se caracterizaron por su precariedad y una continua necesidad de mantenimiento y reparaciones. En algunos casos, estos alojamientos eran simples chozas que los mismos carabineros tenían que construirse, a la espera de las necesarias partidas presupuestarias que el ministerio de Hacienda, como responsable del acuartelamiento, debía aprobar. Como norma general, se recurrió a una arquitectura de gran sencillez y ausencia general de ornamentos, con edificaciones de mampostería a modo de naves o barracones y cubiertas de tejas.
No será hasta comenzado el siglo XX cuando los ingenieros militares, primero, y los arquitectos de Hacienda, después, asuman la redacción y supervisión de los proyectos de acuartelamientos. De este modo, consiguieron mejorar estas construcciones en base a un programa mínimo, en las que se asumía la convivencia de carabineros junto con sus familias, al igual que ya estableciera la Guardia Civil para sus casas cuartel en su decreto fundacional de 1844.
Tras la Guerra Civil, la Benemérita asumió no sólo las competencias de Carabineros, sino todos sus acuartelamientos, incluidas sus carencias. Éstos fueron adaptados, en los casos en los que era posible, a las características de la Guardia Civil, aunque también fueron los primeros cuarteles que se acabaron desalojando, debido a múltiples factores: reorganización de las fuerzas, nuevos medios de transporte y comunicación para las labores de servicio, apertura de las fronteras. Esta situación derivó en un abandono paulatino de estas instalaciones que, sumado al empuje urbanístico que ha afectado al conjunto del litoral español, ha provocado la pérdida de una gran parte de estos antiguos acuartelamientos.
Este relato general que describe la realidad de los carabineros en todo el país se ejemplifica en el caso concreto del Campo de Gibraltar. La presencia de Carabineros se habilitó en todos los municipios, puertos, estaciones ferroviarias, puntos estratégicos del litoral y, por supuesto, en el istmo de Gibraltar. En la práctica totalidad de las antiguas torres atalayas que jalonan la costa mediterránea y atlántica se documenta la construcción de un puesto, así como en puntos intermedios, de modo que para los aproximadamente 110 kilómetros de costa de la comarca se construyeron alrededor de 40 acuartelamientos.
En el Boletín Oficial de la Provincia de Cádiz se puede documentar, ya desde mediados del siglo XIX, una incesante actividad licitadora para construir y "recomponer" casetas de carabineros. A partir de esos anuncios podemos listar la gran mayoría de los puestos de la Comandancia de Algeciras -acorde con los datos recopilados por el coronel Jesús N. Núñez en sus investigaciones-, en los que comprobamos la asociación toponímica que se produjo entre los acuartelamientos y su emplazamiento, cuestión de gran valor hoy en día debido a la pérdida de muchos de estos nombres.
En cualquier caso, las labores de construcción y mejora no estaba exenta de impedimentos, debido al aislamiento y las dificultades de acceso en que se encontraban gran parte de estas edificaciones o, simplemente, la delicada situación que implicaba la presencia de la colonia británica. Las demoras a la hora de actuar y la precariedad general que caracterizaban a estas instalaciones, nos da una clara muestra del gran sacrificio que asumieron, no sólo los carabineros, sino sus familias y, especialmente, sus mujeres, inquilinas de los cuarteles a tiempo completo. La realización de las tareas diarias asociadas a cualquier hogar resultaría especialmente gravosa en estos pabellones al estar alejados de cualquier población, como así recuerdan todavía algunos antiguos habitantes de estos acuartelamientos.
La asunción de competencias por parte de los ingenieros militares implicará una mejora sustancial para muchos de los puestos de la Comandancia y, consecuentemente, para el modo de vida de los carabineros y de sus familias. Un ejemplo de esta labor lo encontramos en el proyecto firmado, en 1904, por el capitán del Cuerpo de Ingenieros, Francisco Cañizares y Moyano, para el puesto de la Atunara, similar al que ya se encontraba en funcionamiento en el puesto de Torre Guadiaro, entonces perteneciente a la Comandancia de Estepona. La nueva caseta, tal y como se denomina en el proyecto, albergaría a 17 familias y venía a sustituir a otra de menores dimensiones que se mostraba insuficiente para cubrir las necesidades de la Compañía.
A partir de 1940, la Guardia Civil asume los acuartelamientos de Carabineros e incluso su organización como comandancia exenta de la de Cádiz, lo que intensificará la presencia de ésta en todo el territorio campogibraltareño. Esta ocupación por parte de la Benemérita ha distorsionado en gran medida la historia de estas edificaciones, obviando en muchos casos el origen primigenio de las mismas. Con todo, es innegable que la continuación como casas cuartel ha permitido que algunos de estos edificios hayan llegado hasta la actualidad, facilitando, tras su desafectación, su reutilización bajo otros usos, como así ocurre en Caños de Meca, Guadarranque o en el Rinconcillo, en donde se han reciclado como equipamientos municipales.
A pesar de esta importante presencia en la comarca, actualmente sólo podemos identificar algo menos de la mitad de las construcciones que en su día albergaron a las fuerzas de carabineros en la comarca, y muchas de ellas en un avanzado estado de ruina: Guadalquitón, Carboneras, Getares, Cañada del Peral, el Tolmo, Arenillas, Guadalmesí, Oliveros… Un territorio como el del Campo de Gibraltar, con una historia tan marcada por la presencia militar, no puede obviar una parte fundamental de su pasado, como es la que representa el Cuerpo de Carabineros y su antigua comandancia. La huella de sus cuarteles nos debe servir a todos para reivindicar y enorgullecernos de la abnegada labor que realizaron, tanto los carabineros como sus familias, en nuestras costas y fronteras durante más de un siglo.

-oo0oo-

Artículo publicado en EUROPA SUR el 8 de mayo de 2018, págs. ... y ...


La historia del Cuerpo de Carabineros, en un vistazo.

  • El Centro Documental José Luis Cano acoge una exposición por el 140º aniversario de la creación de la Comandancia
El Centro Documental José Luis Cano acogió ayer la inauguración de la exposición que conmemora el 140º aniversario de la creación de la Comandancia de Carabineros de Algeciras. La muestra, que estará abierta hasta el viernes 18 de mayo, fue inaugurada ayer por parte del coronel jefe de la Comandancia de Algeciras, Jesús Narciso Núñez, y el alcalde, José Ignacio Landaluce.

En esta exposición pueden verse los distintos uniformes que lucían los integrantes de este cuerpo a lo largo de su historia, además de insignias, fotografías y otros enseres. La misión del cuerpo de Carabineros era la vigilancia de costas y fronteras y la represión del fraude fiscal y el contrabando. Fue creado en 1829 y tras la Guerra civil, en 1940, fue integrado en la Guardia Civil.
Jesús Núñez agradeció el apoyo del Ayuntamiento de Algeciras en la organización y el patrocinio del centro comercial Bahía de Algeciras, de El Corte Inglés, en esta cita, que según desveló el coronel se lleva preparando desde hace tres años, cuando se conmemoró el 75ª aniversario de la creación de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras. 
"La exposición tiene un sentimiento emotivo importante porque en esta comarca había cerca de mil carabineros, lo que conlleva que había mil familias y sus descendientes. Por ello son varios miles de campogibraltareños los que son descendientes de carabineros, y algunos de ellos están aquí. Para llevar a cabo esta exposición hemos tenido un apoyo muy importante de la gente. Hemos recibido unas 200 fotografías en las que podemos ver escenas de su vida cotidiana, de bodas... Y hasta se puede hacer un estudio de la evolución de los trajes de novia desde el siglo XIX", explicó Núñez. 
La muestra también cuenta con aportaciones del Museo de la Dirección General de la Guardia Civil, que ha prestado fondos que nunca habían salido de sus vitrinas, y de dos coleccionistas privados, Alfonso González Bolaños y Jesualdo Moreno Pérez, a los que pertenecen la mayor parte de la colección.
El coronel jefe destacó la dificultad de encontrar los uniformes del cuerpo de Carabineros: "A pesar de que cuando se disolvió el cuerpo de Carabineros y lo absorbió la Guardia Civil había cerca de 16.000 efectivos, prácticamente no hay rastro de uniformes ni de prendas de ellos. Gran parte de la historia de España está todavía guardada en arcones y armarios de personas, no están en los museos". 
Jesús Núñez hizo hincapié en la importancia de una exposición pionera sobre este cuerpo. "Nunca se había hecho una muestra así en España y tenemos piezas que son únicas. Podemos sentirnos orgullosos de que Algeciras sea su cabecera. Hay que recordar que la Comandancia de Algeciras es la única que queda del antiguo cuerpo de Carabineros. Hasta 1940 la Guardia Civil tenía desplegada una compañía, pero no había Comandancia, que se creó con la disolución de los carabineros".
El responsable de la Guardia Civil de la comarca también es doctor en historia y aportó unas pinceladas sobre la vida de los carabineros. "Ellos vivieron la parte más dura. Vivían en puestos de costa con un baño y una cocina para todas las familias. Estaban a pie de playa, con condiciones durísimas. Algunos tenían a las familias en viviendas a cinco kilómetros y como máximo solo podían verlas una vez al mes".
El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, indicó que la exposición "engrandece a Algeciras, al cuerpo de Carabineros y a la Guardia Civil" y destacó el "empuje" del coronel jefe para llevarla a cabo. "Llevamos bastantes iniciativas en torno a la cultura y a la historia con ese empuje del coronel Núñez, que también es historiador, y eso hace que nos atrevamos a hacer más exposiciones sobre el cuerpo de la Guardia Civil y sus orígenes". 
El regidor desveló que tiene la intención de renombrar el Paseo de Cornisa, que discurre entre la dársena de Los Ladrillos hasta El Rinconcillo, como Paseo de los Carabineros. También aprovechó la presencia de distintos responsables de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de Vigilancia Aduanera para elogiar el "trabajo coordinado" para "la lucha en defender los intereses de los ciudadanos".

-oo0oo-

Artículo publicado en HORA SUR el 28 de mayo de 2018

Comandancia y Mancomunidad presentan un plano histórico de Carabineros en la comarca que data de 1862.

La presentación se ha realizado en la Mancomunidad y se han entregado las primeras copias certificadas a los representantes de los cinco Ayuntamientos costeros de la Comarca.

El presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, Luis Ángel Fernández, y el Coronel Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, Jesús Núñez, han presentado de manera conjunta esta mañana en la sede del organismo mancomunado la reproducción limitada y numerada de 500 ejemplares del plano del despliegue de los acuartelamientos del Cuerpo de Carabineros del Reino en la costa del Campo de Gibraltar.

El acto ha contado con la presencia de diversas autoridades civiles y militares de la Comarca y de la provincia, así como representantes de diferentes colectivos sociales y culturales.

Entre las autoridades civiles destacaban los alcaldes de Los Barrios y de Tarifa, Jorge Romero y Francisco Ruiz; y los tenientes de alcalde de Algeciras, San Roque y La Línea de la Concepción, Pilar Pintor, Mercedes Serrano e Ignacio Macías, respectivamente. También asistió en representación de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz, su Secretaria General Mirella Riveros, así como el cónsul general de Marruecos, Abdelfattah Lebbar.

Entre las autoridades militares se encontraban el Subdelegado de Defensa en la provincia, Coronel de Infantería de Marina Joaquín Tomás González, y el Comandante Naval de Algeciras, Jorge Lozano. También asistieron los mandos de los actuales acuartelamientos de la Guardia Civil en las localidades del Campo de Gibraltar donde en 1862 estaban ubicados los de Carabineros.

Tras unas palabras de bienvenida y explicación del acto por parte del presidente de la Mancomunidad se procedió a relatar por el coronel jefe de la Comandancia la historia y detalles del plano que se presentaba.

Se trata de un documento de gran interés y valor histórico fechado el 30 de noviembre de 1862 por el Teniente Coronel de Ingenieros del Ejército Luis de Negrón Fernández de Córdova. 

En el plano, de un metro cuadrado aproximadamente y en perfecto estado de conservación, se detalla con toda precisión la ubicación de los puestos de Carabineros desplegados a lo largo de toda la costa del Campo de Gibraltar, para vigilar y prevenir el contrabando procedente de la colonia británica del Peñón.

También se detalla minuciosamente la orografía de la zona, a escala de pies de Burgos, y la delimitación de los cascos urbanos de las poblaciones, así como de las construcciones aisladas y las diferentes vías de comunicación entonces existentes, constituyendo una pieza inédita hasta la fecha y de gran interés para conocer la realidad del Campo de Gibraltar en esa época.

Enmarcado en los actos conmemorativos que se vienen realizando con motivo del 140 aniversario de la creación de la Comandancia de Carabineros de Algeciras (1878-2018), antecesora histórica de la actual Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, se decidió realizar esta edición limitada y numerada.

El plano original fue entregado hace más de una década por Bruno Navarro, descendiente de varias generaciones de militares y en cuya familia se había conservado durante más de un siglo.

Los destinatarios principales de esa edición limitada de 500 ejemplares, además de los propios acuartelamientos de la Guardia Civil, serán instituciones públicas y privadas, civiles y militares, del Campo de Gibraltar y de la provincia de Cádiz que mantienen una relación de colaboración y coordinación con la actual Comandancia de Algeciras cuya demarcación comprende toda la Comarca.

Es por ello que los seis primeros ejemplares de la reproducción del plano original se han entregado a la Mancomunidad y a los cinco Ayuntamientos costeros de la Comarca, junto a los correspondientes certificados de titularidad.

Se significa que en 1862 la fuerza del Cuerpo de Carabineros del Reino que se hallaba desplegada en la costa del Campo de Gibraltar pertenecía entonces a la Comandancia de Cádiz, siendo poco más de tres lustros después cuando pasaron a integrar la nueva Comandancia de Algeciras, al objeto de alcanzar mayor eficacia y eficiencia en la lucha contra el contrabando procedente de la colonia británica del Peñón.

Con este acto se finalizan los actos conmemorativos del CXL Aniversario de la creación de la Comandancia de Carabineros de Algeciras (1878-2018) que viene celebrando la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras y que arrancaron el pasado mes de marzo con un ciclo de conferencias y posteriormente una exposición sobre la historia del Cuerpo de Carabineros en el Campo de Gibraltar.


-oo0oo-

Artículo publicado en EUROPA SUR el 29 de mayo de 2018, pág.... 

La Guardia Civil recupera un plano de cuarteles de los Carabineros en 1862.

  • La reproducción limitada y numerada será regalada a instituciones de la comarca y la provincia.

    El presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, Luis Ángel Fernández, y el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, Jesús Núñez, presentaron ayer la reproducción limitada y numerada de 500 ejemplares del plano del despliegue de los acuartelamientos del Cuerpo de Carabineros del Reino.
    Se trata de un documento de gran interés y valor histórico fechado el 30 de noviembre de 1862 por el Teniente Coronel de Ingenieros del Ejército Luis de Negrón Fernández de Córdova. 
    En el plano, de un metro cuadrado aproximadamente y en perfecto estado de conservación, se detalla con toda precisión la ubicación de los puestos de Carabineros desplegados a lo largo de toda la costa del Campo de Gibraltar, para vigilar y prevenir el contrabando procedente de la colonia británica del Peñón.
    También se detalla minuciosamente la orografía de la zona, a escala de pies de Burgos, y la delimitación de los cascos urbanos de las poblaciones así como de las construcciones aisladas y las diferentes vías de comunicación entonces existentes, constituyendo una pieza inédita hasta la fecha y de gran interés para conocer la realidad del Campo de Gibraltar en esa época.
    El plano original fue entregado hace más de una década por Bruno Navarro, descendiente de varias generaciones de militares y en cuya familia se había conservado durante más de un siglo.
    Los destinatarios principales de esa edición limitada de 500 ejemplares, además de los propios acuartelamientos de la Guardia Civil, serán instituciones públicas y privadas, civiles y militares, del Campo de Gibraltar y de la provincia que mantienen una relación de colaboración y coordinación con la actual Comandancia de Algeciras. 
    Los seis primeros ejemplares de la reproducción del plano original se han entregado a la Mancomunidad y a los cinco ayuntamientos costeros de la comarca.

domingo, 21 de enero de 2018

IGNACIO LOMBO LÓPEZ (1935-2014). TENIENTE CORONEL DE LA GUARDIA CIVIL.

Obituario escrito por Jesús Núñez, publicado en "DIARIO DE CÁDIZ" el 17 de octubre de 2014, pág. 16.

Ayer jueves 16 de octubre, falleció en nuestra ciudad, a los 79 años de edad, quien fuera jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz durante 1991 y 1992, el teniente coronel, en situación de retirado, Ignacio Lombo López, tras luchar arduamente durante varios meses contra la enfermedad.

Natural de la población malagueña de Arriate, donde su padre estaba destinado como guardia civil, llegó destinado a Cádiz a finales de 1986 como consecuencia de su ascenso a comandante, permaneciendo durante dicho empleo como segundo jefe de la Comandancia hasta que cuatro años después fue promovido al superior de teniente coronel. 

La oportunidad de quedarse vacante en esas fechas el mando de la Comandancia gaditana, permitió que pudiera ser nombrado primer jefe de la misma, hasta que dos años más tarde pasó a la situación de reserva por edad.

Afincado desde entonces con su esposa Gloria en Cádiz, donde su hija llamada también Gloria estudió la carrera de medicina, actual médico de instituciones penitenciarias, y su hijo Ignacio preparó sus estudios superiores militares, hoy día comandante de la Benemérita, su presencia era muy querida en cuantos actos castrenses y particulares se celebraban.

En la memoria de todos los que le conocieron en el servicio activo, donde cosechó una brillante y dilatada carrera militar, quedó grabada su decisiva actuación al ordenar la trascendental participación de la Guardia Civil en las tareas de evacuación de centenares de pacientes ingresados en la residencia sanitaria Puerta del Mar, al sufrir un aparatoso incendio el 16 de abril de 1991.

Entre todas sus virtudes destacaron siempre su amor a su familia y a la Guardia Civil, que eran sus dos pasiones junto una tercera de la que se sentía tremendamente orgulloso. El Atlético de Madrid.

El pasado 14 de mayo cumplió con su último servicio: despedirse de la bandera de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz en el acto conmemorativo del 170 aniversario de la Fundación del Cuerpo.

Poco después empezaría una larga correría por hospitales de Cádiz y Jerez de la Frontera, luchando contra la muerte hasta el último suspiro. Así era él. Descanse en paz.

-oo0oo-

El 17 de enero de 2018 falleció en Cádiz su esposa, Gloria Mohedano Moreno, a los 81 años de edad. D.E.P.

sábado, 20 de enero de 2018

EL PRIMER JEFE DE LA COMANDANCIA DE CARABINEROS DE ALGECIRAS: TENIENTE CORONEL FRANCISCO BROTONS BÓ (1878-1881).

CXL Aniversario (1878-2018) creación Comandancia de Carabineros de Algeciras.

Artículo escrito por Jesús Núñez, publicado en "EUROPA SUR" el 14 de enero de 2018, pág. 10.

El original está ilustrado por una fotografía en blanco y negro.

Por real orden de 10 de enero de 1878 se creó la Comandancia de Carabineros de Algeciras, tras dividir la de Cádiz en dos al objeto de combatir más eficaz y eficientemente el contrabando procedente de la colonia británica de Gibraltar.

La idea principal era que fuera mandada desde Algeciras y no desde Cádiz, distante a ciento veinte kilómetros a recorrer a caballo, al objeto de dirigir, vigilar e impulsar el servicio con mayor inmediatez que desde la capital de la provincia, tal y como venía sucediendo hasta entonces.

El número de incidencias era tal en enfrentamientos de carabineros con contrabandistas que se hacía imprescindible la presencia diaria en el Campo de Gibraltar de quien estuviera al mando de la fuerza actuante. Dada la urgencia de creación de dicha vacante hubo que suprimir temporalmente la del mismo empleo en la Comandancia de Pontevedra.

Para ocuparla se nombró por real orden de 31 de enero, a su primer jefe, el teniente coronel Francisco Brotons Bó, procedente por ascenso de la Comandancia de Cádiz, que ya desde cinco días antes había llegado a Algeciras.

Se trataba de un militar con una brillante hoja de servicios con experiencia profesional en muchas de las vicisitudes del convulso siglo XIX. De valor acreditado sus notas de concepto en aplicación, capacidad, conducta, integridad y puntualidad en el servicio eran sobresalientes, al igual que su instrucción en táctica, ordenanzas, procedimientos militares y específicos de Carabineros, detall y contabilidad.

Había nacido en Peñíscola el 4 de septiembre de 1821, entonces provincia de Valencia y desde 1833, provincia de Castellón. El 1º de enero de 1836, con tan sólo 14 años de edad y en plena Primera Guerra Carlista, ingresó como soldado distinguido en el 2º Batallón Franco de Valencia.

Tuvo su bautismo de fuego el 3 de mayo siguiente al enfrentarse con una partida carlista en la sierra de Peñíscola, "cogiéndoles cuantas armas llevaba y seis caballos". Tres días más tarde participó en el sitio de Benicarló, el 16 de julio en la acción de Puebla y el 29 en la de Alcalá de Chivert, bajo las órdenes de su padre, que resultó muerto en dicho combate.

Tras cumplir 15 años ascendió a subteniente y en abril siguiente participó en los tres sitios al fuerte de Liria. En 1838, "se halló en la gloriosa acción de Chiva resistiendo los diferentes ataques que el día y noche hizo la facción de Forcadell (Domingo Forcadell Michavila) y otra a las órdenes del Comandante Gregorio Cerro, a la defensa de la plaza de Castellón en los días 7 y 8 de julio contra las ordas (sic) Carlistas mandadas por Don Carlos".

Como recompensa, por real orden de 4 de septiembre fue declarado "Benemérito de la Patria". En los meses siguientes tomó parte en las acciones de Marines, Jativa y Liria, permaneciendo de guarnición todo el año 1839 en el fuerte fortificado de Chiva y su castillo.

Finalizada la contienda pasó al Batallón Provincial de Valencia, donde "contribuyó al desenlace de las ocurrencias habidas" en esa ciudad los días 20 y 21 de noviembre de 1842, siendo ascendido a teniente. En junio siguiente "se adhirió al alzamiento Nacional" contra la regencia del general Baldomero Espartero y formó parte del ejército expedicionario mandado por el general Ramón María Narváez.

Participó en el sitio de Teruel y la acción de Torrejón de Ardoz, donde "por el mérito que contrajo fue agraciado con la Cruz de la Real y Militar orden de San Fernando de 1ª clase” (asimilable a la actual medalla militar individual).

Tras un breve periodo de guarnición en Madrid se trasladó a Alicante, de donde a finales de 1844 marchó al no sumarse a la sublevación del coronel de Caballería y comandante de Carabineros Pantaleón Boné, contra el gobierno liberal moderado de Luis González Bravo. Concurrió a la rendición de las plazas de Alicante y Cartagena, concediéndosele el grado de capitán por méritos de guerra, manteniendo el empleo de teniente.

En agosto de 1846 ingresó en el Cuerpo de Carabineros del Reino siendo destinado a la Comandancia de Huelva en donde permaneció hasta abril del año siguiente que pasó a la de Valencia.

A finales de octubre de 1848 formó parte de una de las columnas que atacaron y rindieron en Alicante a un grupo de revolucionarios que habían tomado el castillo de Guadalest, "haciendo 18 muertos y 18 prisioneros que fueron pasados por las armas".

Reincorporado a la Comandancia de Valencia, se adhirió en 1854 a la "Vicalvarada", fin de la "Década Moderada" y principio del "Bienio Progresista", siéndole concedido el grado de comandante de Infantería.

En diciembre siguiente pasó a la Comandancia de Málaga donde le sorprendieron en julio de 1856 los sucesos revolucionarios que pusieron fin al efímero Bienio. El 12 de noviembre contribuyó a sofocar una insurrección republicana en Málaga y aprehender un alijo "de mayor cuantía" en Ronda.

En julio de 1861 se incorporó con sus carabineros a una columna militar a la localidad granadina de Loja para sofocar otra insurrección republicana, siendo ascendido a 2º comandante de infantería.

Promovido en junio de 1863 a capitán continuó en Málaga como jefe del 1º Escuadrón de Caballería hasta fin de agosto de 1867 que fue destinado a mandar la 2ª compañía de Infantería de la Comandancia de Zamora.

Un año más tarde pasó a la Comandancia de Almería donde tras un par de meses regresó a Málaga, con el empleo de teniente coronel de Infantería, "en atención a los servicios especiales a causa del alzamiento nacional", refiriéndose a la Revolución de 1868, "La Gloriosa", que puso fin al reinado de Isabel II.

En junio siguiente prestó juramento a la nueva Constitución y en octubre formó parte de una columna militar que recorrió la provincia para sofocar otra insurrección republicana. A fin de enero de 1870 fue pasado a la situación de reemplazo y prestó en febrero del año siguiente juramento de fidelidad y obediencia al nuevo y efímero rey Amadeo I, concediéndosele el grado de coronel de Infantería.

En agosto de 1872 regresó al servicio activo para mandar el Batallón de Reserva Carmona nº 77, hasta que en febrero siguiente ascendió a coronel de Infantería como recompensa al sofocar la revuelta republicana acaecida el 28 y 29 de noviembre en Málaga.

Con la proclamación de la Primera República fue pasado nuevamente a reemplazo hasta agosto de 1874 en que se le concedió el mando de la media Brigada de Reserva Provincial de Málaga, si bien al ser disuelta se le nombró allí primero presidente de la Comisión de Guerra y seguidamente de la de Jaén, hasta que en marzo siguiente pasó otra vez a reemplazo.

En agosto de 1877 regresó a Carabineros y ascendió al mes siguiente a comandante de dicho Cuerpo, siendo destinado a la Comandancia de Cádiz, donde tras crearse cuatro meses después la de Algeciras y ser promovido al empleo de teniente coronel fue designado para su mando, en donde permaneció hasta el 4 de septiembre de 1881, que cumplió la edad de retiro forzoso.