Translate

martes, 1 de diciembre de 2015

EPÍLOGO DEL LIBRO “DESDE 1537 (HISTORIA DE LA INFANTERÍA DE MARINA MÁS ANTIGUA DEL MUNDO)”.

Epílogo escrito por Jesús Núñez para el libro "DESDE 1537 (HISTORIA DE LA INFANTERÍA DE MARINA MÁS ANTIGUA DEL MUNDO), cuyo autor es Jesús Campelo Gaínza, Capitán de Infantería de Marina.
Editorial Círculo Rojo. ISBN: 978-84-9115-797-7.

Si algún lector desconocía, antes de tener este libro en sus manos, la abnegada y gloriosa historia de la Infantería de Marina Española, desde sus orígenes hasta la actualidad, ha dejado desde luego de ser un profano en la materia.
Si era un admirador o aficionado de dicho Cuerpo y era sabedor de sus vicisitudes y hazañas, habrá ampliado sin duda sus conocimientos técnicos de toda clase y profesará mayor devoción aún.
Si es uno de sus antiguos o actuales integrantes, habrá fortalecido el legítimo orgullo de pertenecer a la Infantería de Marina más antigua del mundo. Un honor que sólo pueden tener unos pocos.
Y desde luego, lo que también habrá sentido todo lector es que se trata de una obra escrita por su autor con un gran amor al Cuerpo que pertenece, si bien ello no ha restado ni un ápice de rigor al contenido.
Quien escribe esto pertenece al segundo grupo de lectores, es decir, un sincero admirador y modesto aficionado de nuestra Infantería de Marina, que si bien pertenece a la Milicia, esa religión de hombres honrados que decía el poeta y soldado Pedro Calderón de la Barca, no está encuadrado en aquella.
Comencé conociendo a tan veterano Cuerpo hace ya más de cuarenta años, cuando mi padre era capitán de Intendencia de la Armada, entonces se decía Marina de Guerra, y estaba destinado como habilitado de la Agrupación de Infantería de Marina en Madrid. Su acuartelamiento, que siendo niño frecuentaba con asiduidad, sigue estando al final de la calle Arturo Soria aunque su trazado urbano actual no tiene nada que ver con el de entonces.
Estudiando en el vecino Colegio de Huérfanos de la Armada quise ingresar en la Escuela Naval Militar para ser oficial de Infantería de Marina. Pero los acontecimientos que se estaban viviendo en lo que entonces se llamaba todavía Vascongadas, me decidió encaminarme finalmente al benemérito Cuerpo de la Guardia Civil. No obstante y para orgullo mío, algunos primos míos en cambio si terminaron posteriormente por ingresar en aquél y son hoy día oficiales del mismo.
Mi afición a la historia militar que devino en pasión, me fue llevando y conduciendo, una y otra vez, a la Infantería de Marina, empleando muchísimas horas en investigaciones de toda clase de fuentes documentales para aportar mi modesta contribución a su gloriosa historia mediante capítulos en obras de conjunto y artículos conmemorativos publicados en diversos medios, amén de colaborar en la aportación de algunos fondos para su sala histórica.
Así fui hace ya unos años, recorriendo algunos de los personajes, escenarios y periodos que el Capitán Jesús Campelo Gaínza nos relata e ilustra ahora con todo lujo en estas páginas que acabamos de leer, tales como la figura del bilaureado general José Enrique Varela Iglesias, que fue soldado, cabo y sargento del Cuerpo; y la presencia y participación de la Infantería de Marina en la antigua Guinea española, las campañas de Marruecos, la Guerra Civil o tras la explosión del almacén de minas submarinas en Cádiz en 1947.
También la profesión de Guardia Civil me llevó a conocer y querer a la Infantería de Marina, no sólo en los largos años destinados en todos los empleos en la provincia de Cádiz, donde están ubicadas buena parte de sus unidades, sino que tuve el privilegio de prestar servicio con ellas en escenarios tan complejos como los de Bosnia-Herzegovina en 1996 y Líbano en 2006.
Es por todo ello, y mucho más que dejo de escribir, por lo que cuando el autor me solicitó la difícil tarea de epilogar su obra, sin ser además Infante de Marina, acepté siendo consciente de que era todo un atrevimiento por mi parte si bien constituía todo un inmerecido honor.
La historia y las gestas de la Infantería de Marina, nuestra Infantería de Marina, la española, la más antigua del mundo, desde 1537 hasta hoy, está en las páginas de este libro. Léala y reléala amable lector, por que todo ello es la historia no sólo de tan glorioso Cuerpo sino también la de España.
No ha habido un Cuerpo en la Armada tan abnegado y sacrificado como el de la Infantería de Marina. A punto de desaparecer en más de una ocasión y declarado incluso alguna vez a extinguir, no siempre suficientemente entendido ni preciado, ha acreditado firme y constantemente con su valor y la sangre de sus miembros, la vital necesidad de su existencia y de su razón de ser.
España y la Armada, la Marina de Guerra como mi padre me enseñó a decir, deben mucho a su Infantería de Marina. Un Cuerpo profesional, moderno, capaz, eficaz y eficiente, perfectamente adiestrado y con una alta moral de combate.
       Como español y como militar estoy profundamente orgulloso de vosotros. Y ahora gracias a este libro os conozco mejor y los lectores seguro que también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario