Translate

domingo, 23 de noviembre de 2014

EL ABANDONO DE NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL MLITAR.


Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en el nº 316 correspondiente al mes de octubre de 2008, de la Revista "ARMAS". 
El original está ilustrado por dos fotografías en color.

Aunque algunos no lo crean, el término militar es sinónimo de cultura y nuestro patrimonio histórico militar es patrimonio cultural de todos los españoles. Desgraciadamente no todos lo entienden así y un claro y triste ejemplo de ello lo tenemos en el lamentable estado que presentan algunas instalaciones  y sistemas de armas del Ministerio de Defensa que han sido entregadas a las autoridades civiles locales para su uso y disfrute por los ciudadanos, al encontrarse enclavadas en parajes privilegiados.

Sirva como botón de muestra la fotografía que ilustra estas líneas. Se trata de un cañón Vickers, calibre 152'4 mm., modelo 1923, fabricado en Reinosa en 1943, que formaba parte de nuestro sistema de defensa costera sobre la Ría de La Coruña.

Concretamente se haya enclavada en los terrenos de la antigua batería de costa de Monticaño, que hasta 1998 pertenecieron al Ministerio de Defensa. Las autoridades locales pusieron mucho empeño en reconvertir todo aquello en un magnífico y paradisiaco parque de vistas inmejorables, dotado de cuidadas instalaciones infantiles y cafetería, amén de esplendidos salones para actos sociales.

Sin embargo, todo cuanto se refiere al patrimonio militar quedó en el más absoluto olvido. Las piezas de artillería, tanto de costa como antiaéreas, que allí se encuentran, son víctimas del oxido, la herrumbre y la acción salvaje del vandalismo. Las escasas edificaciones castrenses existentes no han corrido mejor suerte y otro penoso ejemplo de ello es el puesto de observación y dirección de tiro, cuya puerta de acceso ha sido arrancada y tirada para poder acceder al interior.

Paradójicamente, un cartel situado a la entrada del parque de Monticaño, explica en perfecto gallego que en dicho acuartelamiento realizaron su servicio militar numerosos mozos de la comarca. Realmente llena de tristeza ver la falta de cuidado y respeto a todo aquello y quien sabe si, entre los incivilizados que han asolado o lo han permitido con su pasividad, se encuentran hijos o nietos de aquellos jóvenes que antaño sirvieron con orgullo a España en esa batería de costa.

Alguien, a quien corresponda, debería tomar cartas en el asunto y evitar que nuestro patrimonio histórico militar, se vea avocado a ese destino, cuando en otros países civilizados sería objeto de cuidadosa conservación e integración en tan hermoso parque, para uso y disfrute de todos los ciudadanos, pero de todos, todos de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario