Translate

jueves, 26 de marzo de 2015

PRIMERA FERIA DE LA SEGURIDAD EN GUATEMALA (2009).

Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en el nº 330 correspondiente al mes de diciembre de 2009, de la Revista "ARMAS", págs. 66-68.

El original está ilustrado por 12 fotografías en color.

Hace poco tuvo lugar la primera edición de lo que está llamado a ser el primer referente de esta materia en tan hermoso pero violento país hispanoamericano. De los tres millones de armas que se calcula que hay en Centroamérica, un millón de ellas se encuentran dentro de las fronteras guatemaltecas, y por desgracia, buena parte de ellas, en manos de quienes nunca deberían tenerlas. La Seguridad, con mayúscula, es una de principales asignaturas pendientes de Guatemala.

ARMAS viene haciéndose eco -desde sus orígenes-, de las principales ferias que se celebran, dentro y fuera de España, en el ámbito de la seguridad y en especial de cuanto se relaciona con el armamento, pues éste constituye, sin duda alguna, uno de sus principales segmentos de referencia.

Ahora, por primera vez, le ha llegado el turno a Guatemala, motivo por el cual ARMAS, que fue testigo presencial, lo trae como curiosidad a sus páginas. La antigua tierra de los mayas es un hermoso país centroamericano, de extensión y población similar a Andalucía, pero que padece un gravísimo problema de inseguridad ciudadana.

La organización de la Feria.

Desarrollada del 21 al 23 de agosto pasados en el Parque de la Industria, la iniciativa de celebrar por primera vez un evento de estas características en Guatemala, correspondió al Grupo Illimani, una empresa dedicada a la elaboración de eventos temáticos.

En entrevista realizada a Angel Morales, director general de la feria, publicada en “Seguridad Total” -www.revistaseguridad.com- una nueva revista guatemalteca que acaba de iniciar su andadura aprovechando este evento, se reconocía que el motivo principal para su convocatoria había sido el elevadísimo índice de criminalidad e inseguridad que padece el país.

La ola de violencia que viene azotando Guatemala en los últimos años ha motivado la creación de numerosas empresas locales y extranjeras de seguridad privada. Para que el lector se haga una idea del enorme peso específico que tiene este sector en este país centroamericano, decir que las cifras que se manejan son de 20.000 policías nacionales civiles destinados a la seguridad pública y 120.000 personas dedicadas a la seguridad privada.

Dado que se trataba de un mercado muy importante pero disperso, se decidió, muy acertadamente, convocar, esta feria especializada -www.feriadelaseguridad.com- al objeto de dar a conocer y, en su caso, difundir y ofertar, los diferentes tipos y modelos de seguridad y tecnología con los que ya se podía contar en el país.

Así, de esta forma, unos setenta expositores de otras tantas empresas, firmas y organismos, públicos y privados, atendidos por comerciales y expertos, ofrecieron a los visitantes las últimas novedades disponibles en Guatemala sobre armas, defensa personal, uniformidad, vestuario y complementos de seguridad personal, escuelas de adiestramiento, seguridad informática, seguridad industrial, agencias de seguridad, seguridad empresarial, polígonos de tiro, armerías, seguridad financiera, seguridad bancaria, pruebas de confiabilidad (polígrafos), salud ocupacional y riesgos profesionales (lo que en España llamamos prevención de riesgos laborales), controles de acceso, equipos de alerta, comunicación y señalización, seguridad contra robo, intrusión y agresión, monitoreo, circuito cerrado de televisión, seguridad vial, transporte de valores, seguridad del transporte, etc.

Durante la feria se celebraron asimismo diversas demostraciones de seguridad personal así como de diferentes equipos y productos, empleo de perros adiestrados, primeros auxilios, conferencias de expertos e incluso desfiles de modas de ropa blindada, como dicen allí o antibalas como decimos aquí.

Los productos.

Hay que comenzar resaltando que esta primera feria guatemalteca de la seguridad no pretendía exponer ni presentar las últimas novedades que existen en el mercado internacional, tal y como sucede en otros países del continente americano o del europeo.

Evidentemente su objetivo no era rivalizar con dichas ferias a las que acuden las principales firmas mundiales, y de las que ARMAS se hace eco puntualmente, sino mostrar al público y posibles consumidores locales, las opciones disponibles en ese momento en el país.

No obstante, hay que reconocer que había una gran oferta de productos relacionados con la seguridad. Curiosamente en armas de fuego, a pesar del gran número que existe en Guatemala, la representación fue muy escasa, quedando limitada a una sola armería local -www.elmundodelasarmas.com- que principalmente ofrecía al público, entre otras, las pistolas Stoeger, modelo Cougar 8000F, procedentes de importación norteamericana y manufactura turca; las italianas de Beretta en sus modelos 92 FS y Cougar 8000F, todas ellas de 9 mm. parabellum; así como los mini revólveres de North American Arms, en sus modelos clásico y clip, ambos del .22 LR.

Sin embargo, si hay una cosa que llama poderosamente la atención al visitante europeo o norteamericano y es el elevado precio de las armas, que casi duplica el que conocemos, debido a las altas tasas arancelarias y los abultados márgenes comerciales, además de los costes propios de todo producto procedente de importación, ya que Guatemala no es país fabricante de armas.

Entre los productos más curiosos de la Feria, además de los vehículos blindados, estaba la línea de ropa blindada que presentaba la firma colombiana Miguel Caballero -www.miguelcaballero.com- que bajo la apariencia de todo tipo de prendas aparentemente normales (chaquetas, cazadoras, camisas, polos, etc.), se ofrecía a los posibles clientes una alta protección antibalas, discreta y ligera.

Y luego, entre los expositores de empresas que ofrecen asesoría y realización de estudios de seguridad, física e industrial, así como su prestación, se exponía también una gran variedad de sistemas de accesos (barreras de control, molinetes, lectores biométricos, huellas, de mano, de documentos, detectores de proximidad, arcos y portátiles detectores de metales, puertas de seguridad, etc.), alarmas de toda clase y tecnología, dispensadores, equipos  de monitoreo ambiental, todo tipo de cámaras de CCTV, sistemas y equipos de comunicación (vía radio, telefonía, informática, internet, satélite, encriptación de voz y datos, etc.), sistemas de posicionamiento global (GPS), detectores de moneda falsa, sistemas de iluminación, prevención, detección y control de incendios, infrarrojos, toda clase de vestuario, uniformes, complementos, aparatos para pruebas de confiabilidad, polígrafos, detectores de mentiras, en sus diferentes variedades,

Por último destacar tres expositores gubernamentales. El de la Industria Militar del Ejército -www.industriamilitar.com- con sus equipamientos; el de la Policía Nacional Civil –www.pnc.gov.gt- con sus uniformes y vehículos, y el de la Dirección General de Armas y Municiones (DIGECAM), -www.digecam.mil.gt- perteneciente al Ministerio de Defensa Nacional, y que en España, sería el homólogo de nuestra Intervención Central de Armas y Explosivos (ICAE) de la Guardia Civil, donde se facilitaba toda clase de información relativa a la nueva Ley de Armas y Municiones, aprobada el pasado mes de abril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario