Translate

jueves, 13 de febrero de 2014

ALERTA SOBRE LA BIBLIOTECA DEL GOBIERNO MILITAR GADITANO


Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en "Tribuna Libre" del "DIARIO DE CADIZ" del 19 de diciembre de 1999, pág. 6.

En las últimas semanas varios artículos publicados en el Diario de Cádiz han reflejado la preocupación que existe sobre el incierto futuro de los fondos pertenecientes a la biblioteca del antiguo gobierno militar. 

Razones para ello no faltan y si alguien no toma cartas de verdad en el asunto el daño que se puede causar será irreparable e irreversible.

La necesidad de modernizar la administración periférica del Ministerio de Defensa conllevó el 24 de octubre de 1994 la disolución del gobierno militar de Cádiz, poniendo así fin a sus 148 años de historia en el antiguo pabellón de Ingenieros.

Llegado a este punto tengo en mis manos el brillante discurso de presentación que el coronel Ramón González Calvache pronunció el 4 de septiembre de 1995 en su calidad de director del Aula militar de cultura de Cádiz. Transcrito en la parte que nos interesa, decía:

La Biblioteca de los Ingenieros se conservó afortunadamente, aunque no completa, hasta mediados de los años 70, siendo Gobernador Militar el Excmo. Sr. D. Ricardo García de Carellán y Ugarte. 

Sus fondos, que se encontraban almacenados junto a los propios de la Biblioteca del Gobierno Militar, se organizaron con estos para constituir una Biblioteca en una Sala, acondicionada a tal fin, en la tercera planta del edificio del Gobierno Militar. Este fue un primer paso en la recuperación de un importantísimo legado cultural que el Ejército podía ofrecer a la ciudad de Cádiz.


Con el paso del tiempo y gracias a la meritoria y desinteresada labor de Rosario Martínez López, académica de número de la Real Academia de Bellas Artes y bibliotecaria del ayuntamiento de Cádiz, se redactaría el Catálogo de la Biblioteca del real Cuerpo de Ingenieros del Ejército en la ciudad de Cádiz (siglo XVI - siglo XIX).


Con motivo de su publicación en 1995 el teniente general Agustín Muñoz-Grandes Galilea, en su calidad de general jefe de la región militar sur, afirmaría textualmente: la apertura de los fondos que constituyen la Biblioteca a la investigación selectiva y erudita significan una vez más, la aportación del Ejército a la vida cultural de una ciudad española.


Por último en 1998 se publicaría, también por la desaparecida Jefatura Logística Territorial de Cádiz, y gracias a la inestimable y paciente labor de Inmaculada Cano Révora, licenciada en filología hispánica, la Colección Bibliográfica de la Biblioteca del Gobierno Militar de Cádiz. Con ello se completaba el trabajo anterior y quedaban así perfectamente catalogados para las generaciones venideras los fondos allí depositados.

El coronel González Calvache afirmaría textualmente en 1998 con motivo de su presentación que con ambos catálogos sólo se ha pretendido dar a conocer un patrimonio cultural de un gran valor, tanto para la ciudad como para el Ejército, preservarlo de cualquier destino incierto por reorganización, traslado o disolución de la actual jefatura logística territorial y permitir su consulta por eruditos y estudiosos.

Las bellas y sinceras palabras de estos responsables militares deberían hacerse realidad, pues hace ya muchos meses que la biblioteca permanece cerrada con llave y al parecer pendiente de su traslado a Madrid. 

No creo que nadie dude de la titularidad militar de esos valiosos fondos pero el hecho de que hayan desaparecido las unidades militares que los custodiaban no debería significar que tengan que marcharse de Cádiz.

Vivimos en la era de los convenios y en Cádiz, bien el ayuntamiento o la diputación, garantes de nuestro legado cultural, podrían suscribirlos en los términos que procedieran con el Ministerio de Defensa. 

Además en el acuartelamiento de Camposoto en San Fernando tenemos el Archivo Regional Militar de la Zona Sur y personal del mismo podría encargarse de su tutela.

La biblioteca del antiguo gobierno militar de Cádiz debe continuar en donde actualmente está. Si ello no ocurre la meritoria y noble labor de tantos militares y civiles preocupados del patrimonio cultural de Cádiz habrá resultado estéril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario