Translate

jueves, 19 de marzo de 2015

GENDARMERÍA POLACA: “ZANDARMERIA WOJSKOWA”.


Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en la Revista profesional "GUARDIA CIVIL" núm. 768, correspondiente al mes de abril de 2008, pág. 38-43.

El original está ilustrado por siete fotografías en color y una en blanco y negro.



Polonia es una nación que ocupa una extensión territorial de unos 312.000 km² y tiene unos 39 millones de habitantes. Forma parte de la OTAN desde el año 1999 y de la Unión Europea desde 2004, habiendo mostrado desde la desaparición del Bloque del Este o Pacto de Varsovia al que pertenecía, un manifiesto y constante interés por integrarse en la estructura política, económica y de seguridad del mundo occidental, al considerar que ello constituye la mejor garantía de mantener su libertad e independencia.



En el ámbito de la seguridad destaca por su singular protagonismo la Gendarmería o “Zandarmeria Wojskowa”, un cuerpo de policía militar que asume y desarrolla importantes misiones más allá de las instalaciones de las Fuerzas Armadas polacas y se proyecta fuera de sus fronteras territoriales, habiendo participado en diversos proyectos y en numerosas operaciones internacionales.

De hecho, la “Zandarmeria Wojskowa” ha sido invitada por Francia para participar en consultas relacionadas con la viabilidad de ser incluida en la Fuerza de Gendarmería Europea, una herramienta multinacional que facilita la gestión de crisis en escenarios que requieran la intervención de cuerpos policiales de naturaleza militar pertenecientes a la Unión Europea y de la que forma parte la Guardia Civil, junto a la Gendarmería Nacional de Francia, los Carabineros de Italia, la Guardia Nacional Republicana de Portugal y la Real Marechaussée de Holanda.

No obstante hay que precisar que para que la Gendarmería polaca pudiera ingresar en dicha Fuerza, debería reconvertirse previamente en un cuerpo policial de naturaleza militar con competencias plenas en la materia, siendo actualmente dicha cuestión objeto de estudio de su Ministerio de Defensa Nacional.

Sin embargo, ha sido en la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano, donde por primera vez y en un escenario real, han trabajado coordinadamente efectivos de la Guardia Civil y de la Gendarmería polaca, desarrollando ambos funciones de policía militar. Con ocasión de la visita realizada a Líbano en junio de 2007 por nuestro Director General, Joan Mesquida Ferrando, y nuestro Director Adjunto Operativo, el teniente general José García Varela, el más caracterizado del contingente polaco encuadrado en la brigada multinacional liderada por España, les obsequió con sendos libros sobre la “Zandarmeria Wojskowa”.  En su web oficial - www.zw.wp.mil.pl- existen referencias e incluso alguna fotografía relacionada con nuestro Cuerpo.

Antecedentes históricos.

Para encontrar los orígenes más remotos de la Gendarmería polaca, hay que retroceder al año 1812, cuando Polonia todavía no aparecía en el mapa político Europa. En aquel entonces las primeras unidades se establecieron en Lituania, integradas en el aparato de guerra francés liderado por Napoleón y formando parte de la estructura militar del Ducado de Varsovia.

Durante los años siguientes la “Zandarmeria” acreditaría sobradamente el valor y sacrificios de sus miembros en los campos de batalla, destacando la acontecida en noviembre de 1830 cerca de la localidad de Debe Wielkie, librada contra la ocupación rusa. El ataque lanzado, bajo el mando del teniente coronel Franciszek Sznajde, condujo a sus gendarmes polacos a la victoria. Por esta razón, Sznajde está considerado y conmemorado actualmente como el héroe de la “Zandarmeria Wojskowa”.

No obstante, habría que esperar hasta después de la finalización de la Primera Guerra Mundial y concretamente al mes de agosto de 1918 para que por orden del mariscal Josef Pilsudski, se crearan las primeras unidades de gendarmería en el marco de la estructura de las nuevas Fuerzas Armadas polacas. La principal tarea que inicialmente se les asignó fue la de prestar apoyo a los jefes del ejército, asegurando la obediencia a la ley y al orden en las áreas de actividad militar.

Un año más tarde, en agosto de 1919, la Gendarmería pasó a depender directamente del Ministro de Asuntos Militares. Desde entonces y hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial, que precisamente comenzó el 1 de septiembre de 1939 con la invasión de Polonia por el ejército alemán, se fue desarrollando sin efemérides de mayor relevancia.

Los gendarmes participarían activa y valerosamente durante la contienda como fuerza de infantería ligera en los combates que se libraron frente a alemanes y rusos, haciendo honor a las palabras inscritas en la enseña nacional “Por Tu Libertad y la Nuestra”.

Concluida la guerra con la victoria de los Aliados y la ocupación de todo el territorio polaco por los ejércitos de la Unión Soviética y la constitución poco después de una Polonia reconvertida en un país satélite de aquella, no volvió a reorganizarse la Gendarmería, sino que sus funciones serían asumidas durante el largo periódo que dicha nación perteneció al Bloque de Este o Pacto de Varsovia, por el denominado Servicio Militar de Interior.

La Gendarmería actual.

Habrían de transcurrir más de cuatro décadas y la disolución de la importante organización militar comunista, con el consiguiente inicio del acercamiento de Polonia a las potencias occidentales, para que volviera a resurgir su Gendarmería con todas sus tradiciones.

Así, a partir de 1990 dicho Cuerpo asumió nuevamente sus antiguas funciones, incrementadas por otras surgidas fruto de las necesidades contemporáneas y siempre bajo la dependencia directa del Ministro de Defensa Nacional. Inicialmente sus misiones y responsabilidades quedaron recogidas en el artículo 16 de la Ley sobre los Servicios Universales de Defensa de la República de Polonia, aprobada el 25 de octubre de 1991 y que estuvo en vigor hasta el 31 de octubre de 2001.

Apenas dos meses antes, el 24 de agosto de ese mismo año, el Parlamento polaco aprobó la nueva Ley específica sobre la “Zandarmeria Wojskowa”, donde se definían claramente sus misiones, dependencias y el alcance de sus actividades y funciones. Así, la Gendarmería pasó a convertirse en un servicio independiente y especializado dentro de la estructura de las Fuerzas Armadas polacas, reconociéndose de esta forma la trascendencia de la función policial.

Consecuente con ello, en los últimos años la Gendarmería ha experimentado una importante proyección, tanto dentro como fuera de las fronteras polacas, haciendo de la lucha contra el terrorismo global y otros riesgos emergentes, una de sus principales misiones. En su interior ha incrementado la cooperación y coordinación con la Policía civil, las Aduanas Generales, el Cuerpo de Bomberos, el Inspector Principal del Control Fiscal, la Oficina de Protección Gubernamental, la Oficina de Seguridad Interior y la Oficina de Inteligencia Militar.

Ese ámbito de colaboración y coordinación ha superado el meramente militar y se ha expandido por el de la seguridad pública y el de la protección civil, traduciéndose en tareas de apoyo y ejecutivas con ocasión de la celebración en Polonia de importantes actos de carácter nacional, internacional, religioso, etc., o con ocasión de situaciones de crisis y emergencias.

Respecto al exterior, la Gendarmería, se ha convertido en el “abanderado” de las Fuerzas Armadas polacas, tanto ante los organismos internacionales como en las misiones multinacionales. De hecho es un participante activo dentro de la estructura militar de la OTAN, mientras asume también diversas funciones de carácter militar y policial en diferentes operaciones de paz lideradas por Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales.

Cometidos de la Gendarmería.

De acuerdo con el artículo 3 de la citada Ley, la Gendarmería está autorizada a ejercer su autoridad sobre todo el personal militar polaco que se encuentre en situación de servicio activo, sobre aquel que sin ya estarlo lleven puesto el uniforme militar y las insignias correspondientes, sobre el personal civil que trabaje para las Fuerzas Armadas polacas, sobre todas las personas que se encuentren en el interior de instalaciones militares polacas, sobre aquellas personas que se encuentren bajo la jurisdicción de los tribunales militares polacos, así como sobre las tropas extranjeras que se encuentren en el interior de las fronteras de Polonia.

Sus principales cometidos se formulan en el artículo 4 de la mentada Ley, estando sus tareas enfocadas a la aplicación de la disciplina militar, la protección del orden público en el área de las instalaciones militares y en los lugares públicos, las investigaciones criminales y el procesamiento de los responsables, la prevención de crímenes e infracciones, la cooperación con las oficinas de ejecución de leyes nacionales e internacionales, la participación en operaciones de emergencia civiles, así como otras misiones que se le encomienden por ley.

Respecto al cumplimiento de sus misiones, éstas se materializan a través del control y aplicación de la disciplina militar, de la difusión de la información sobre ley y orden en las Fuerzas Armadas, la participación en las operaciones de inteligencia, las investigaciones criminales, la protección de los escenarios del crimen, la recogida de pruebas y exámenes forenses, las patrullas de control sobre el personal militar, el control sobre el registro de personas con antecedentes delictivos, desertores y material militar deaparecido o sustraido (especialmente armas y explosivos), el control del tráfico militar y los servicios de escolta de convoyes, el mantenimiento de la disciplina, la ley y el orden en las ceremonias militares y nacionales, el reconocimiento de zonas de operaciones, el ejercicio de funciones de policía judicial para la oficina fiscal militar y para la jurisdicción militar, la supervisión de la seguridad en las instalaciones militares y los servicios de protección reservados.

Organización de la Gendarmería

La estructura actual de este cuerpo de policía militar está encabezada por un cuartel general del que dependen 10 divisiones territoriales (con cabeceras ubicadas en las ciudades de Bydgoszcz, Elblag, Gdynia, Krakow, Lublin, Mazovian, Poznan, Szczecin, Wroclaw y Zagan) y 3 divisiones especiales (ubicadas en Warsaw, Minsk Mazowiecki y Gliwice), 2 destacamentos y 45 secciones.

Las unidades territoriales mantienen a su vez un importante despliegue que asegura y permite la presencia de las patrullas de Gendarmería por toda su demarcación. Aunque su finalidad no es asumir las misiones tradicionalmente encomendadas a las fuerzas policiales civiles polacas, la realidad es que desempeñan con frecuencia misiones de carácter policial y de seguridad pública, prestando un importante apoyo a aquellas.

De hecho es habitual, por ejemplo, que participen conjuntamente con la policía fronteriza en operaciones contra el tráfico de drogas que pretende entrar en Polonia así como que se integrasen activamente en los dispositivos de seguridad con ocasión de las peregrinaciones que periódicamente hacía a su tierra el Papa Juan Pablo II.

Respecto a su faceta más estricta de policía militar, son los encargados de velar por la seguridad de aquellos centros e instalaciones militares polacas de mayor interés así como empeñarse en los dispositivos de protección montados con ocasión de las maniobras que se realizan con ejércitos de otros países.

Por su parte las divisiones especiales están consideradas como unidades independientes y capacitadas para desarrollar misiones principalmente de carácter policial. Su reciente constitución se debe al comandante general Boguslaw Pacek, quien a raíz de su mando sobre la Gendarmería, propuso su creación al ministro de Defensa Nacional y al jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas polacas.

Las razones por las que surgieron estas unidades especiales en el seno de la Gendarmería fueron fruto de la transformación que estaban experimentando las Fuerzas Armadas polacas, el incremento de la amenaza terrorista y del crímen organizado internacional, el poder prestar un eficaz apoyo militar-policial en materia de protección civil con ocasión de desastres naturales y otras contingencias, el firme compromiso de Polonia en la participación de operaciones de mantenimiento de la paz lideradas por la ONU, OTAN o UE, así como la necesidad de disponer de una fuerza militar-policial profesional que fuera capaz de hacer cumplir la ley y el orden simultáneamente con capacidades de reacción rápida en ese tipo de misiones multinacionales.

Cada una de estas divisiones tiene asignada un ámbito de especialización y cometidos concretos. Así, los componentes de la unidad especial de Warsaw, creada en el 2004, son entrenados por instructores de las fuerzas militares de operaciones especiales y de la policía antiterrorista, estando encargados de la protección personal del ministro de Defensa Nacional y de velar por la seguridad de los representantes de las delegaciones militares extranjeras en Polonia.

La unidad especial de Minsk Mazowiecki, constituida a principios del 2005, está capacitada para desplegar rápidamente en escenarios afectados por conflictos armados y apoyar a las fuerzas de la policía local, facilitando la transición a una estabilización pacifica. Y por último, la unidad especial de Wice, creada también en 2005, constituye la base sobre la que se está organizando el batallón multinacional de policía militar de la OTAN.

Proyección y cooperación internacional

La Gendarmería se ha convertido prácticamente en la punta de lanza de la proyección de las Fuerzas Armadas polacas más allá de sus fronteras, estando presente en todas las operaciones de paz en las que su país ha participado bajo la bandera de la ONU, OTAN, UE o coaliciones internacionales.

Su participación en este tipo de misiones ha sido muy variada, abarcando desde la integración individual como observadores o miembros de cuarteles generales nacionales o multinacionales, hasta la de pequeñas unidades entidad pelotón, sección o compañía en unidades multinacionales de policía militar o en los contingentes propios nacionales.

Así, los gendarmes polacos, cuyo mando da gran importancia al aprendizaje del inglés, hablándolo fluidamente un 40% de su plantilla actual, se han desplegado en países y escenarios tan diversos como Afganistán, Arabia Saudí, Bosnia-Herzegovina, Cambodia, Congo, Georgia, Irak, Kosovo, Líbano, Lituania, Namibia, Pakistán, Sahara Occidental y Siria.

En el ámbito de la cooperación internacional, siendo plenamente conscientes del enriquecimiento que supone el intercambio de conocimientos y experiencias con cuerpos policiales similares de otros países, han dado también grandes pasos, habiendo participado en diversos proyectos multilaterales y establecido numerosas relaciones.

Tras mantener los primeros contactos en 1992 con la Gendarmería Nacional de Francia, estos se fueron aumentando con otras fuerzas de policía militar de países de su entorno, si bien fue a partir del año 1999, con la entrada de Polonia en la OTAN, cuando realmente adquirieron gran trascendencia, ampliándose a otros países como Alemania, Croacia, Chequia, Dinamarca, Eslovaquia, Estados Unidos, Holanda, Inglaterra, Irlanda, Italia, Lituania, Noruega, Ucrania, etc.

Ejemplo de ello, es que actualmente un representante de la Gendarmería polaca es miembro permanente del grupo de trabajo de la Policía Militar de la OTAN, participando en la elaboración de objetivos para la colaboración mutua y de documentos doctrinales para todas las fuerzas de Policía Militar de países miembros de dicha Organización así como que una delegación del cuartel general de la “Zandarmeria Wojskowa”, participa regularmente en cuantas conferencias se convocan para fuerzas de Policía Militar de la OTAN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario