Translate

sábado, 13 de julio de 2019

GENERAL INGENIERO DE ARMAMENTO Y CONSTRUCCIÓN JUAN BAUTISTA URIARTE DEL RÍO (1913-1992): EL INVENTOR DE LA PISTOLA “PRESSIN”.




Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en la Revista "ARMAS", nº 291, correspondiente al mes de septiembre de 2006, págs. 88-95. 

El original está ilustrado por numerosas fotografías en blanco y negro así como en color.

Introducción. 

El personaje que en esta ocasión se trae a ARMAS, tal y como podrá apreciar el lector, es sin duda alguna el más polifacético de cuantos han pasado por esta Sección de “Nombres propios”.

Nacido el 25 de abril de 1913 en la localidad vizcaína de Galdácano, estuvo desde muy joven imbuido del espíritu de las Ciencias, tal vez heredado de su padre, Juan Bautista Uriarte Eizaga, ingeniero de caminos, canales y puertos.

Al quedarse huérfano, cuando contaba tan sólo cinco años de edad, tuvo que trasladarse a Madrid junto a su madre y tres hermanos. Tras estudiar en los colegios de los Marianistas de Vitoria y Madrid, de El Pilar y de los Agustinos de El Escorial –“donde pasó más frío que en la guerra”- regresó a Madrid para ingresar en la Escuela Central de Ingenieros Industriales. 

Allí, cuando ya contaba 22 años de edad y había superado varios cursos, tuvo que cumplir con el servicio militar obligatorio, creyendo por aquel entonces que ello constituiría tan sólo una breve etapa de su vida. Y así fue inicialmente cuando el 2 de enero de 1935 ingresó como soldado de Ingenieros en el  Regimiento de Zapadores-Minadores nº 2, de guarnición en el madrileño Cuartel de la Montaña.

Tras superar los correspondientes exámenes, alcanzó sucesiva y rápidamente los empleos de cabo, sargento y brigada de complemento. Seis meses después se licenció como alférez de dicha escala, reincorporándose a sus estudios universitarios hasta que el alzamiento militar del 18 de julio del año siguiente, transformó radicalmente su vida.

La Guerra Civil.

El inicio de la contienda le sorprendió de veraneo en su ciudad natal junto a su madre y hermanos, teniendo que buscar refugio en casa de un familiar para evitar su detención, ya que además su padrastro, el coronel Luis Gonzalo Vitoria –que llegaría a ser el 2º jefe del Estado Mayor del “Cuartel General del Generalísimo” y sería designado por Franco para negociar en marzo de 1939 la rendición de Madrid con el coronel de Caballería Segismundo Casado López- se había unido a los sublevados en Salamanca.

Tras no pocas vicisitudes consiguió a últimos de diciembre atravesar la frontera hispano-francesa y llegar hasta San Juan de Luz, desde donde tras contactar con la “Oficina de Información de la España Nacional”, pudo presentarse el 21 de enero de 1937 ante la comandancia militar de Irún.

Una semana después comenzó a prestar servicio como alférez de complemento en el Regimiento de Transmisiones, que estaba de guarnición en Segovia, donde permaneció hasta el mes de mayo en que fue destinado como “jefe de un equipo de altavoces de trinchera” a la Compañía de Radiodifusión y Propaganda en el frente de Madrid, una unidad de acción psicológica cuyo objetivo era elevar la moral propia y minar la enemiga.

Posteriormente continuó desempeñando los mismos cometidos en el frente del Norte, asistiendo a las tomas de las ciudades de Bilbao y Oviedo. Ascendido a teniente, en febrero de 1938 marchó con su sección al frente de Levante, donde participó en la ocupación de Castellón. 

En septiembre, dado el éxito observado, se creó el Batallón de Propaganda y se le confirió el mando de la 3ª Compañía de Radiodifusión y Propaganda, con la que continuó en dicha zona, llegando a efectuar “propaganda de ocupación” en Barcelona, Valencia y Alicante, interviniendo todo tipo de emisoras de radio y periódicos locales.

Ingeniero de Armamento y Construcción.

Finalizada la contienda ascendió a capitán de complemento y fue destinado a la Compañía de Radiodifusión y Propaganda expedicionaria de la Columna de Operaciones de Asturias, en donde permaneció hasta enero de 1940, fecha en la que fue admitido en la Academia de Ingenieros para ingresar en la escala profesional del Ejército. 

Por otra parte en octubre de ese mismo año pudo finalizar sus estudios civiles interrumpidos por la guerra, obteniendo finalmente el título de licenciado en Ciencias Exactas por la Universidad de Madrid.

En julio de 1941, tras superar la formación castrense, se le confirió el mando de la Compañía de Zapadores del Regimiento Mixto de Ingenieros del VII Cuerpo de Ejército. Apenas cuatro meses después ingresó –tras superar el correspondiente examen- como alumno en la recién creada Escuela Politécnica del Ejército, pasando a formar parte de su primera promoción.

Cinco años después y haber finalizado con aprovechamiento sus estudios se le concedió el ingreso en el Cuerpo de Ingenieros de Armamento y Construcción (Rama de Construcción y Electricidad) con el empleo de capitán y antigüedad de 15 de abril de 1946, ascendiendo a comandante al mes siguiente.

Durante dicho periodo estuvo destinado sucesivamente en la Comandancia de Fortificación y Obras de la 5ª Región Militar (Zaragoza) y en la Comisión de Movilización Industrial de la 6ª Región Militar (Burgos), además de miembro permanente de la Comisión de Artillería, Fortificación y Transmisiones de Bilbao.

 En esa época dirigió, entre otros, la construcción de los cuarteles de Artillería en Basauri (Bilbao), de Infantería en Irún (Guipúzcoa) así como las casas militares de Santoña y Santander (Cantabria).

En julio de 1959 ascendió a teniente coronel siendo destinado sucesivamente a la Dirección General de Fortificaciones y Obras del Ministerio del Ejército y a la Comandancia Central de Obras. 

En esta última redactó, entre otros, los proyectos del gobierno militar de Lérida, del taller para la elaboración de “Fulminox” en la Fábrica de Armas de Toledo, del cuartel de Infantería y club deportivo militar en Pamplona (Navarra), así como de importantes reformas en la Escuela de Estado Mayor, Escuela Superior del Ejército y Centro Superior de la Defensa Nacional en Madrid.

En junio de 1967 fue promovido al empleo de coronel, regresando a la Dirección General anteriormente citada como jefe de Obras y Servicios, concediéndosele dos años después el grado de Doctor Ingeniero de Construcción y destacando entre sus actividades las obras del nuevo hospital militar “Gómez Ulloa”.

En abril de 1975 fue ascendido al empleo de general subinspector ingeniero de Armamento y Construcción, siendo nombrado director de la Escuela Politécnica Superior del Ejército, a cuyo frente estuvo durante los cuatro años siguientes hasta que pasó a la reserva por haber cumplido la edad reglamentaria.

La pistola “Pressin”.

  Hace una década el autor inició su colaboración en esta Revista con un extenso artículo dedicado a la pistola “Pressin” (ver ARMAS núm. 175), cuyo inventor era nuestro protagonista, el general Uriarte y a quien tuvo el honor de conocerle personalmente. 

Desde entonces se ha obtenido mayor información documental y gráfica, no sólo sobre su biografía, sino también sobre dicho ingenio armero, que si en su día se convirtió en la pistola más original de la época, actualmente es una codiciada pieza de colección, tanto en España como en el extranjero.

En el mentado artículo se abordó extensamente las vicisitudes y funcionamiento de tan extraña pistola, asemejada a una grapadora y oculta en una funda de gafas desde la que sus dos cañones paralelos podían hacer fuego al presionarla, así como sobre su peculiar munición de 7’65x15 mm.

Se trataba de un arma de corto alcance eficaz, concebida para la defensa inmediata y sorpresiva de su propietario -aparentemente desarmado- ante un ataque contra su persona por elementos terroristas que pretendieran secuestrarlo u otra acción similar. No hay que olvidar que fue diseñada en una época –años 70 del siglo XX- en la que las bandas asesinas de ETA y GRAPO habían realizado el secuestro de militares y políticos, llegando en varios casos a matarlos alevosa e impunemente.

Como todo invento era necesaria y más que conveniente su inscripción ante el Registro de la Propiedad Industrial del Ministerio de Industria y Energía. A tal fin el 22 de octubre de 1977 el general Uriarte y el coronel del mismo Cuerpo, José Jiménez-Alfaro Gomá –este último a este sólo efecto- solicitaron por mediación de sus respectivas esposas, Mª Teresa Arbaiza Churruca y Monna-Claire Mouradien Gangotena, y a través de su representante, Carlos Roco Ungeheuer, la oportuna “Patente de Invención”, cuyo título era “arma corta de fuego de dos cañones de palanca disparadora”.

Según se exponía en dicha patente de invención, la citada arma unía “a lo reducido de su tamaño y liviano de su peso, la necesaria seguridad de empleo, y una facilidad extraordinaria de manejo, que es su característica más relevante, puesto que la hace muy indicada para repeler una agresión con una rapidez de respuesta impensable con las armas conocidas. Y ello pudiendo efectuar dos disparos consecutivos, solamente con prolongar la presión sobre la palanca de disparo, que es el órgano substantivo y original, en este invento”.

La patente fue concedida el 5 de julio de 1978 con el núm. 463.479 y como tal pistola –dadas sus peculiares características- tuvo que ser expresamente aprobada para su tenencia y uso legal por la Comisión Permanente de Armas y Explosivos una semana más tarde, guiándose como un arma corta de fuego cualquiera.

El general Uriarte, consciente del interés que dicha arma podía despertar en otros países –y de hecho así fue- procedió en abril de 1980, a través de la Oficina Técnica de Propiedad Industrial de la Agencia Oficial de Patentes y Marcas “Roeb y Cía. S.L.”, a solicitar la pertinente patente en EE.UU., siéndole asignado el núm. 953.496. Lo mismo hizo ante el órgano competente de Suiza que el 31 de agosto de 1981 se la concedió con el núm. 625.042 según se ha constatado en la correspondiente documentación consultada.

Fue fabricada –se desconoce el número exacto pero debió ser escaso dado el restringido mercado al que estaba destinada- por la desaparecida firma armera alavesa “Gabilondo y Compañía”, titular de las pistolas y revólveres marca “Llama”. Casi todas se recamararon para el cartucho citado de 7’65 mm. “Pressin” si bien hay constancia de que excepcionalmente se realizó algún modelo de 7’65 mm. Browning y .22 LR. La munición especial fue encargada a la Fábrica de Palencia, perteneciente entonces a la Empresa Nacional "Santa Barbara" de Industrias Militares S.A.

Dada la originalidad de su diseño y singulares características que la definían como única en el mundo, motivó que tras ser damasquinada en oro, fuera también objeto de regalo personal o institucional a personalidades tan relevantes como S.M. el Rey D. Juan Carlos I, el Presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan, el Príncipe Carlos de Inglaterra o destacados dirigentes de algunos países árabes, por ejemplo.

Otros inventos y creaciones.

Respecto a la cuestión armera, otro ejemplo del ingenio de nuestro protagonista fue el diseño del freno de boca y contrapeso que utilizaba la pistola “Llama” modelo M-87, que le proporcionaba un gran equilibrio, facilitando un tiro rápido y continuo.

Pero no toda su creatividad estaba relacionada con el mundo de las armas o la edificación –inventó el forjador cerámico tetraférico aprobado el 29 de noviembre de 1952 por la Dirección General de Arquitectura y posteriormente por el Instituto Técnico de la Construcción- donde había alcanzado gran reconocimiento y prestigio.

También se distinguió por sus aptitudes artísticas que se plasmaron por ejemplo en sus figuras talladas en madera. Destacaba entre ellas un busto de S.M. el Rey y su alegórico "Mater Politécnica" –figura en versión Picasiana- que el 12 de julio de 1978, con motivo de la entrega de despachos de oficial a los alumnos de la Escuela que dirigía, así como de los Cuerpos  Jurídico, Intervención, Sanidad y Farmacia, presentó al mismísimo monarca.

La música fue otra de sus grandes aficiones y de la que empezó a hacer gala cuando formaba parte del coro del colegio de los Marianistas de Vitoria. Compuso desde canciones ligeras -boleros, merengues, etc.- y canciones populares -"Aúpa Galdácano"- hasta numerosos himnos militares -"España Triunfal", himnos y marchas para la Brigada Paracaidista, Escuela de Estado Mayor, Infantería de Marina, Escuela Politécnica, etc.- sobresaliendo su interés para que a nuestro Himno Nacional se le pudiera adaptar una letra cantable, tomando los ocho primeros compases de la antigua Marcha de Granaderos y poniéndolos en la tonalidad de “Fa mayor”.

Epílogo.

El 28 de abril de 1992 nuestro protagonista, que andaba dando forma a otros proyectos, falleció en Madrid cuando contaba 79 años de edad. Tal y como afirmó el autor hace diez años, “corta vida para tan gran militar, buen vasco e inmejorable español”. De su matrimonio con Mª Teresa de Arbaiza y Churruca –celebrado el 24 de junio de 1959- nacieron seis hijos: María, Juan, Teresa, Ana, Isabel y Mercedes.

Las recompensas militares que le fueron concedidas como reconocimiento y premio a su actividad castrense fueron, la gran cruz y la cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, la cruz de guerra, dos cruces del mérito militar con distintivo rojo, la gran cruz del mérito militar con distintivo blanco, la gran cruz del mérito naval con distintivo blanco y la medalla de la Campaña 1936-1939.


Nota. Este artículo ha sido posible gracias a la aportación documental y fotográfica de Isabel Uriarte Arbaiza, hija de nuestro protagonista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario