Translate

miércoles, 18 de diciembre de 2019

LA GUARDIA CIVIL EN LA LÍNEA DE LA CONCEPCIÓN (XLIV). EL PUESTO DE GUADALQUITÓN.

CLXXV Aniversario Fundación Guardia Civil (1844-2019).

Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en "EUROPA SUR", pág. 10, el 16 de diciembre de 2019.

El original contiene dos fotografías en blanco y negro.


Nuevamente una antigua casa-cuartel del Cuerpo de Carabineros, y posteriormente del de la Guardia Civil, que estaba ubicada en el término municipal limítrofe de San Roque, forma también parte de la historia de ambos beneméritos Institutos en La Línea de la Concepción.
Se trata del acuartelamiento y puesto de Guadalquitón. Situado en pleno despoblado y frente a la costa, constituye uno de los ejemplos más claros sobre la dureza de la vida de los carabineros y guardias civiles que allí prestaron servicio, incluso con alguna familia.
Según consta en el “Escalafón General” editado en 1936, su plantilla estaba compuesta por un sargento, un cabo, un carabinero de 1ª clase y once de 2ª clase, no habiendo alojamiento suficiente para todos. La mayoría eran por lo tanto de estado soltero y los que tenían a su cargo familia, salvo el comandante de puesto, solían dejarla en Guadiaro o La Línea de la Concepción, a donde tenían que desplazarse a pie para visitarla apenas unas horas una vez al mes en el mejor de los casos.
Tenían encomendada la vigilancia de los 2.800 metros de playa comprendidos entre la margen derecha del río Guadiaro y el Cachón de Carboneras. Es decir, limitaba por levante con la demarcación del puesto de Torre Guadiaro y por poniente con la del puesto de Carboneras. En aquella época el río Guadiaro estaba habilitado para el embarque y desembarque de frutos nacionales cuyo despacho correspondía a la entonces Aduana de Estepona. La estación de ferrocarril más cercana era la de San Roque y el correo lo recibían de la oficina de La Línea de la Concepción.
Respecto al puesto limítrofe de Torre Guadiaro hay que significar que aún a pesar de pertenecer también su demarcación al término municipal gaditano de San Roque, le sucedía lo mismo que al puesto de Casafuerte, siguiente limítrofe y también sito en la costa de dicho municipio. Es decir, ambos dependían de la Comandancia de Carabineros de Málaga y no de la Comandancia de Algeciras.
Anteriormente habían pertenecido a la Comandancia de Carabineros de Estepona, creada por real orden de 1º de agosto de 1889, a imagen y semejanza de la de Algeciras, cuyo origen databa del 10 de enero de 1878. Ambas debían su nacimiento y segregación de las Comandancias de Málaga y Cádiz como consecuencia del intenso contrabando procedente de la colonia británica.
Tal y como exponía aquella real orden que le dio carta de naturaleza, "la frecuencia con que se repiten en Estepona los alijos de tabaco exige la adopción de una medida encaminada a regularizar el servicio e impedir los abusos de que se trata". La gran extensión de la demarcación de la Comandancia de Málaga y lo numeroso de la fuerza que tenía asignada, eran excesivas para que el servicio que en ella se prestaba pudiera ser vigilado por su jefe, "cual lo demanda la importancia de una comarca tan próxima a la plaza de Gibraltar, y en la que sus naturales tienen decidida tendencia al tráfico del contrabando, circunstancias que exigen una constante vigilancia y que el servicio se impulse de una manera enérgica."
Al entrar en vigor el decreto de 28 de septiembre de 1935, por el que se reorganizó el Cuerpo de Carabineros durante la Segunda República, la Comandancia de Estepona, que era independiente de la de Málaga, se reconvirtió en Fracción de ésta, pasando a encuadrarse nuevamente en la misma. 
El puesto de Guadalquitón dependía entonces, junto al puesto de Carboneras, de la 1ª Sección de Carboneras que a su vez pertenecía a la 1ª Compañía de Atunara en la Comandancia de Algeciras.
Tras integrarse los efectivos y acuartelamientos de Carabineros en la Guardia Civil, como consecuencia de la ley de 15 de marzo de 1940, los puestos de Torre Guadiaro y Casafuerte pasaron a pertenecer a la 337ª Comandancia de Algeciras.
Posteriormente el puesto de Guadalquitón, junto al de Carboneras, dependió durante muchos años de la Línea de Carboneras, la cual, junto a la Línea de Torre Guadiaro, integrada por los puestos de Guadiaro, Torre Guadiaro, Casafuerte y Tesorillo, estaban encuadrados en la Compañía de Guadiaro, si bien en su última etapa, hasta su supresión en 1970, perteneció a la 1ª Compañía de La Línea de la Concepción.
En 1965 se encontraba al frente del puesto de Guadalquitón el cabo Juan Contreras Pueyo, constituyendo la fuerza del mismo, los guardias de 2ª clase Pedro Rayo Valenzuela, Juan Domínguez León, Pedro Castrejón Romero, Diego Castañeda Montero, José Mangas Prieto, Rafael Manchón González, Antonio Fernández González, Ramón Jiménez Iglesias, José Mora Domínguez, Antonio Cumplido Masero, Francisco Ruiz Iborra, José Rodríguez Salas y José Ríos Rocha. 
La casa-cuartel, que tenía una superficie construida de tan sólo 122 metros cuadrados, carecía de suministro de agua, electricidad y teléfono al no tener conexión a las redes generales por estar ubicada en despoblado, si bien disponía en las inmediaciones de un pozo de agua potable. 
Sus ruinas constituyen hoy día silencioso testimonio del abnegado espíritu de servicio y sacrificio de aquellos carabineros y guardias civiles que durante más de un siglo vigilaron y vivieron en aquella despoblada playa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario