Translate

lunes, 2 de febrero de 2015

ARMAS CON HISTORIA EN LA BRIGADA DE LA LEGIÓN.

Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en el nº 297 correspondiente al mes de marzo de 2007, de la Revista "ARMAS", págs. 62-70.
Los originales están ilustrados por veinticuatro fotografías en color y tres en blanco y negro.

En la Base “Alvarez de Sotomayor”, sita en Viator (Almería), se encuentra ubicada la Brigada de La Legión “Rey Alfonso XIII”, donde se puede contemplar una magnífica colección de armas ligeras, medias y pesadas con mucha historia …

Dicha Base fue el antiguo Centro de Instrucción de Reclutas (C.I.R.) núm. 6, reconvertido luego en el acuartelamiento de la Brigada de Reserva, que finalmente se transformó en la Brigada de Infantería Motorizada XXIII, integrada a su vez por los Regimientos Granada 34 y Aragón 17.

No obstante sus orígenes son más remotos. Sus instalaciones iniciales, hoy día ampliadas y mejoradas, fueron inauguradas en junio de 1924 por el teniente general Miguel Primo de Rivera Orbaneja, entonces presidente del Directorio militar que gobernaba España.

El nombre dado ya entonces al acuartelamiento se debía al promotor de la idea de su creación. Se trataba del general de división Fernando Alvarez de Sotomayor (1844-1912), antiguo gobernador militar de Ceuta y Melilla así como autor de significativas mejoras en los cañones de artillería durante el periodo 1875-1880. 

Concienciado de la necesidad de disponer de un lugar adecuado para acantonar e instruir tropas para que, caso necesario, pudieran ser rápidamente proyectadas en auxilio de nuestras posesiones del norte de Africa, falleció una década antes de ver cumplido su proyecto.

La Legión ayer y hoy.

La Legión nació en pleno periodo de las denominadas Campañas de Marruecos, en las que la juventud española se desangraba ante la ineptitud de una clase política que no sabía resolver acertadamente nuestra cuestión colonial en el norte de Africa.

Fue entonces cuando el comandante José Millán-Astray Terreros (1879-1954), que había combatido en Filipinas siendo un joven oficial, propuso la idea de crear una unidad profesional de voluntarios extranjeros que pudiera actuar en los lugares más peligrosos, evitando así que lo hicieran los bisoños soldados españoles procedentes de la recluta forzosa. 

De esta forma, por Real Orden de 5 de septiembre de 1919, Millán-Astray fue comisionado a Argelia para estudiar el régimen y los fundamentos de la Legión Extranjera Francesa.

Los informes fueron muy favorables y contaron con la aprobación del Estado Mayor Central de nuestro Ejército así como con el entusiasmo de la Alta Comisaría de España en Marruecos, que deseaba contar con tropas mejor dotadas y preparadas que las hasta entonces disponibles.

Fruto de todo el 28 de enero de 1920, y al objeto de “disminuir los contingentes de reclutamiento en nuestra Zona de Protectorado en Marruecos”,  el Rey Alfonso XIII firmó en el Palacio de El Pardo el siguiente Real Decreto: “A propuesta del Ministro de la Guerra y de acuerdo con el Consejo de Ministros, vengo a decretar lo siguiente: con la denominación de Tercio de Extranjeros se creará una unidad militar armada, cuyos efectivos, haberes y reglamento por el que ha de regirse serán fijados por el Ministro de la Guerra”.

El ya teniente coronel Millán-Astray fue nombrado jefe del Tercio el 2 de septiembre siguiente y el día 20 de ese mismo mes –considerado fecha fundacional de La Legión- se alistaron los primeros voluntarios.

A partir de ese momento las filas del Tercio comenzaron a nutrirse con miles de voluntarios, españoles y extranjeros, todos ellos dispuestos a sacrificar sus vidas, si ello fuera necesario, pues tal y como rezaba uno de los espíritus del Credo Legionario, “el morir en el combate es el mayor honor”.

El primer muerto del Tercio en combate sería el cabo Baltasar Queija Vega, el 7 de enero de 1921. A partir de entonces y durante las Campañas de Marruecos, la sangre vertida por aquellos legionarios evitaría el derramamiento de la perteneciente a otros muchos soldados españoles.

En total y desde dicha fecha hasta la del 5 de julio de 1927, donde se produjeron las últimas bajas mortales de las citadas Campañas, el Tercio había participado en 505 operaciones de guerra, sufriendo en sus filas 1.987 muertos y 6.094 heridos.

Ocho décadas después La Legión, una de las fuerzas más modernas y mejor dotadas de nuestro Ejército, sigue ocupando los puestos de mayor riesgo y fatiga, habiendo participado en operaciones de mantenimiento de la paz como las llevadas a cabo en Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Afganistán, Irak y recientemente en el Congo. 

Actualmente está desplegada como “Cascos Azules” de la ONU en la frontera de Líbano con Israel y Siria, bajo el mando del general de brigada Juan Bautista García Sánchez, y liderando un sector multinacional compuesto por batallones de diversos países.

La Legión en Viator.

El traslado del grueso de la Legión a la base almeriense comenzó a gestarse el 1 de julio de 1995 y quedó oficialmente constituida como tal Brigada de Infantería Ligera, bajo el nombre de “Rey Alfonso XIII”, el 20 de septiembre del año siguiente, contando la ceremonia con la presencia de SS. MM. los Reyes Don Juan Carlos I y Doña Sofia.

Al instalarse en el acuartelamiento “Alvarez de Sotomayor”, se daba por finalizado un largo periplo iniciado en Ceuta el año 1950 con la creación de la Subinspección de La Legión y que sucesivamente fue trasladándose a Madrid, en 1956, a Ronda en 1979 y posteriormente al histórico Campamento Benítez en Málaga, ya como Mando de La Legión (MALEG).

Destacar que el nombre de éste último acuartelamiento se debía a la memoria del comandante Julio Benítez Benítez, jefe de la posición de Igueriben, en el Protectorado de Marruecos, que resultó muerto en el verano de 1921 junto a 392 de sus hombres y que en todo momento se negó a rendirse ante un enemigo muy superior en efectivos y medios.

La Brigada de La Legión (BRILEG) está encuadrada en las recién creadas Fuerzas Ligeras (FUL), antigua Fuerza de Reacción Rápida (FAR) y se compone de Cuartel General, con un núcleo de apoyo integrado por la Bandera (unidad tipo batallón) de Cuartel General, el Grupo de Artillería, la Unidad de Zapadores y el Grupo Logístico así como el 3º Tercio “Juan de Austria”, todos ellos ubicados en la Base “Alvarez de Sotomayor”. Además cuenta también con el 4º Tercio “Alejandro Farnesio”, cuyo acuartelamiento “General Gabeiras”, se encuentra en Ronda (Málaga).

Aunque no pertenecen a la Brigada de La Legión, ha de destacarse que también existen fuerzas legionarias en Ceuta y Melilla, concretamente el 1º Tercio “Gran Capitán” y el 2º Tercio “Duque de Alba”, que dependen de las respectivas Comandancias Generales.

El armamento histórico de Viator.

En la extensa base almeriense, el visitante puede contemplar, con ocasión de las jornadas de puertas abiertas que periódicamente se celebran, o al asistir a los brillantes actos castrenses que allí se celebran cada 20 de septiembre, con motivo del aniversario fundacional, y 8 de diciembre, festividad de la Virgen Inmaculada, Patrona de la Infantería, dos tipos de armamento histórico, localizados en dos zonas bien diferenciadas del recinto militar.

En primer lugar está el Museo de la Brigada de La Legión, donde se expone –entre otros muchos fondos históricos de gran interés- una variada colección de armas ligeras y medias, relacionadas con las vicisitudes y acciones en las que ha participado desde su creación.

En segundo lugar está una nutrida colección de armamento pesado, correspondiente a diferentes etapas históricas, expuesto como ornamentación en las inmediaciones de los edificios más relevantes del acuartelamiento o en las proximidades de las rotondas y viales de la base.

El Museo de La BRILEG.

La entrada al edificio está flanqueada por dos auto-ametralladoras Panhard utilizados por el entonces 3º Tercio Sahariano y pintadas con los mismos colores y distintivos que allí se usaron.

En su interior, y distribuidas por diversas salas, pueden contemplarse numerosos objetos y materiales que forman parte de la historia de La Legión y por lo tanto de España. El armamento ligero está expuesto en paredes y vitrinas, pudiendo encontrarse tanto las armas portátiles reglamentarias empleadas por los legionarios como aquellas que fueron capturadas con ocasión de sus acciones.

Así, además de los mosquetones mauser, subfusiles Star y fusiles de asalto CETME, de fabricación española, pueden observarse diversos tipos de carabinas, mosquetones, pistolas ametralladoras, subfusiles, fusiles de asalto, fusiles ametralladores y ametralladoras de muy diversa procedencia y fabricación, nacional o extranjera.

Entre estas últimas, algunas pertenecen a la época de la Guerra de Ifni (1957-1958) o a la zona de operaciones del Sahara (1973-1975), que fueron capturadas a miembros de las bandas rebeldes contra las que se combatió. Otras en cambio, corresponden a periodos más recientes de la historia legionaria ya que fueron intervenidas durante las operaciones de mantenimiento de la paz en las que han participado, destacando por ejemplo una gran variedad de tipos de kalasnikov de diversos países o las Uzi israelitas.

Otro tipo de armas, además de varias minas contracarro, procedentes de las misiones internacionales citadas, y que igualmente pueden contemplarse, son los lanzagranadas, especialmente los RPG, morteros y ametralladoras ligeras, medias y pesadas, de diversos calibres y países fabricantes.

Mención especial, respecto a las armas portátiles, merecen también unas interesantísimas fotografías en blanco y negro, donde pueden apreciarse a los legionarios de los Tercios Saharianos con el armamento de la época, como por ejemplo los fusiles de asalto CETME modelo C, ametralladoras ligeras y medias tipo MG-42, las granadas Instalaza para fusil, etc.

El armamento pesado.

Ya fuera del edificio del Museo y distribuidos por las zonas más nobles de la Base “Alvarez de Sotomayor”, puede contemplarse una variada colección de armamento pesado que comprende diversos tipos de carros de combate, cañones, obuses, morteros y ametralladoras antiaéreas, tanto de procedencia nacional como extranjera y que abarca el periodo comprendido entre las Campañas de Marruecos, pasando por la Guerra Civil, y la Zona de Operaciones del Sahara.

Así, entre los carros de combate, se encuentra por ejemplo un AMX-30 que prestó sus servicios en el Sahara y que está pintado con los colores de entonces. Dentro de las piezas de artillería pueden citarse, entre otras muchas, un obús de 155 Schneider modelo 1917 fabricado en Francia en 1921, otro de 155 de la Fábrica asturiana de Trubia que data de 1941, unos cañones de montaña de 75/22 procedentes de la Fábrica de Sevilla en los años 1945 y 1962, un cañón de 105/30 también de Sevilla fabricado en 1966 o un cañón contracarro 60/45 modelo 45 fabricado en 1948.

Y entre las curiosidades a destacar, también merece especial cita un cañón naval donado por nuestra Marina de Guerra en el año 1965 al 3º Tercio “Juan de Austria” y que sirvió como ornamentación en el acuartelamiento que dicha unidad sahariana tenía en El Aaiun. Tras el repliegue estuvo instalado en la base de dicho Tercio en Puerto Rosario, en la isla de Fuerteventura, hasta su traslado a la actual ubicación almeriense.

Epílogo.

Quien no conozca todavía La Legión, la Base “Alvarez de Sotomayor” y su Brigada “Rey Alfonso XIII”, constituye un lugar adecuado para ello y visitar sus instalaciones, teniendo además la oportunidad de contemplar una magnífica y variada colección de armamento histórico. No en vano La Legión, junto a la Guardia Civil, son siempre las dos unidades militares que más aplausos arranca al público asistente a los desfiles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario