Translate

domingo, 8 de febrero de 2015

LA GUARDIA CIVIL DE JEREZ DE LA FRONTERA EL 18 DE JULIO DE 1936.


Artículo escrito por Jesús Núñez el 23 de abril de 2008 como apoyo de fuentes para el capítulo nº 148 de "Jerez en Guerra", de Manuel Ramírez López, publicado en "Jerez Información" el 24 de mayo de 2008.
El original está ilustrado con una fotografía en blanco y negro.


El 18 de julio de 1936 existía en la provincia de Cádiz una única Comandancia de la Guardia Civil, que junto a la vecina de Málaga, estaba encuadrada en una unidad de superior entidad que era el 16º Tercio. Éste era mandado por el coronel Fulgencio Gómez Carrión y se encontraba ubicado en la capital malagueña. Dicho Tercio dependía a su vez, junto el 8º de Granada, el 17º de Sevilla y el 18º de Córdoba, de la 2ª Zona, cuya jefatura ejercida por el general de brigada Fernando Núñez Llanos, radicaba en la capital cordobesa.
La jefatura y plana mayor de la Comandancia de Cádiz se encontraba ubicada en la capital, encontrándose a su frente el teniente coronel Vicente González García, quien en su empleo de capitán había estado destinado en Jerez de la Frontera mandando el escuadrón de caballería de la Guardia Civil.
Dicha Comandancia estaba organizada territorialmente en 5 compañías, 20 líneas y 48 puestos, desplegados por toda la provincia. La 1ª Compañía tenía su cabecera en San Fernando, la 2ª en Algeciras, la 3ª en Villamartín, la 4ª en Jerez de la Frontera, y la 5ª en Cádiz.
La Compañía de la Guardia Civil de Jerez estaba a su vez integrada por cuatro Líneas (unidades de entidad sección llamadas así porque originariamente estaban establecidas a lo largo de una línea de comunicación), cuyas cabeceras estaban ubicadas en Jerez (San Miguel y Santiago), Sanlúcar de Barrameda y Arcos de la Frontera.
La Línea del Distrito de San Miguel estaba compuesta a su vez por los Puestos de Empedrada y de Silos, mientras que la del Distrito de Santiago lo estaba por los Puestos del Calvario y de Plaza de España. La Línea de Sanlúcar de Barrameda tenía los Puestos de Sanlúcar de Barrameda y Trebujena, mientras que la de Arcos de la Frontera tenía los de Arcos de la Frontera, Espera y Algar.
Significar que aunque por aquel entonces la población de San José del Valle pertenecía municipalmente a Jerez, el puesto de la Guardia Civil no dependía de la 4ª Compañía, sino de la 1ª de San Fernando, estando encuadrada en la Línea de Alcalá de los Gazules.
La plantilla de la Compañía de Jerez, que se había constituido sobre la base del antiguo escuadrón de caballería de la Comandancia, estaba compuesta en total por 158 hombres: 1 capitán, 2 tenientes, 2 alféreces, 5 brigadas de caballería, 7 sargentos (2 de infantería y 5 de caballería), 5 cabos (3 de infantería y 2 de caballería), 1 corneta de infantería, 5 trompetas de caballería, 10 guardias 1º (4 de infantería y 6 de caballería) y 120 guardias 2º (39 de infantería y 81 de caballería).
De todos ellos, setenta y cinco estaban destinados en los cuatro acuartelamientos que tenía la Guardia Civil en la ciudad de Jerez, siendo la población que más efectivos tenía de toda la provincia, incluida la capital. Tres de ellos eran oficiales, tratándose concretamente del capitán Federico Montero Lozano, jefe de la 4ª Compañía, del teniente Alfonso Pérez Arrazola, jefe de la Línea de San Miguel y del alférez José Robles Alés, jefe de la Línea de Santiago.
La Línea de San Miguel tenía a su vez 1 brigada, 2 sargentos, 1 cabo, 1 trompeta, 2 guardias 1º y 25 guardias 2º de caballería,  mientras que la de Santiago estaba integrada por 1 sargento, 1 cabo, 2 guardias 1º y 18 guardias 2º de infantería así como por 2 brigadas, 2 sargentos, 1 cabo, 2 trompetas, 2 guardias 1º y 25 guardias 2º de caballería.
 El capitán Montero Lozano, hijo del contralmirante Manuel Montero Rapallo, había nacido en San Fernando el 16 de diciembre de 1893. Ingresó como cadete de Infantería  en la Academia de Toledo en 1912 y como teniente en la Guardia Civil en 1920. El 18 de julio de 1936 llevaba ya siete años en el empleo de capitán y estaba destinado al frente de la Compañía de Jerez desde el mes de agosto del año anterior, procedente de la Comandancia de Cáceres. Durante su periodo de servicio en el Ejército había sido uno de los oficiales que fueron comisionados en la Infantería de Marina ante la falta de cuadros de mando en la misma, participando con sus fuerzas expedicionarias en las campañas de Marruecos.
Al iniciarse la sublevación militar en Cádiz sobre las tres de la tarde del 18 de julio y tener conocimiento el gobernador civil, Mariano Zapico Menéndez-Valdés, que el Regimiento de Artillería de Costa nº 1 y el Regimiento de Infantería nº 33 habían sacado a sus tropas a la calle, ordenó telegrafiar a los puestos de la Guardia Civil de la provincia para que se entregaran a los alcaldes las armas requisadas que había en las casas-cuarteles.
Así, el capitán Montero recibió aquella tarde los siguientes telegramas: Gobernador a Capitán Guardia Civil Jerez Fra.: Sin excusa de ninguna clase entregue inmediatamente armas sobrantes dotación fuerza y municiones requisadas o no a ese alcalde”. Dicho oficial recibió también otro telegrama, dimanante del ayuntamiento de Villamartín: “Alcalde Villamartín a Capitán Guardia Civil Jerez Frontera. Por indicación Gobernador Civil y ante imposibilidad dicha autoridad comunicar telégrafo ruégole ordene urgencia comandante este Puesto entregue esta Alcaldía armas tiene en depósito precisas para defensa República”.

Sin embargo ninguno de esos dos telegramas fue cumplimentado. El capitán Montero, no sin dudas iniciales, ya que no recibió orden previa alguna de su teniente coronel jefe de la Comandancia, se puso a las órdenes del comandante militar de la plaza, el comandante de Caballería Salvador Arizón Mejías, cuando éste dictó el bando de guerra que a su vez le ordenó el general de brigada José López-Pinto Berizo, gobernador militar de la provincia.
Tal y como consta en su hoja de servicios del capitán Montero: El 18 de Julio y al iniciarse el Glorioso Movimiento Nacional se adhirió él desde el primer momento procediendo con la fuerza destacada en su cabecera a sofocar con la mayor rapidez todos los intentos subversivos al movimiento”.


1 comentario:

  1. MALAGA Y SU HOLOCAUSTO...................MAS DE 70 GUARDIAS CIVILES FUERON FUSILADOS EN LAS TAPIAS DEL CEMENTERIO SAN RAFAEL DE MALAGA. DONDE SE ENCUENTRAN LOS HONORES PERDIDOS DE ESTOS AGENTES................SUS NIETOS ESPERAN .................F.TORRES

    ResponderEliminar