Translate

miércoles, 22 de enero de 2014

LA GUARDIA CIVIL EN EL EJERCICIO OTAN "STRONG RESOLVE-98"



Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en la Sección "Reportaje" de la Revista profesional "GUARDIA CIVIL", núm. 649, correspondiente al mes de mayo de 1998, págs. 26-31. 
El original está ilustrado por diecisiete fotografías en color y dos dibujos en color.


"Del 9 al 21 de marzo de 1998 se llevaron a cabo las maniobras más importantes de la historia de la OTAN: El Ejercicio "STRONG RESOLVE-98". La Guardia Civil estuvo allí".

Introducción.

La Guardia Civil, cada día más proyectada internacionalmente, no faltó a la cita.

Se trataba de una gran operación dirigida por los Comandantes Supremos Aliados del Atlántico (SACLANT) y de Europa (SACEUR). 50.000 hombres y mujeres pertenecientes a los 16 países de la OTAN y a otros 9 países de la Asociación por la Paz (Bulgaria, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia, Hungría, Lituania, Macedonia, Polonia y Rumania) trabajarían por primera vez conjunta y combinadamente. Algo realmente inimaginable hasta hace bien poco.

España, Noruega y Portugal serían los escenarios elegidos. La finalidad del Ejercicio era verificar la capacidad de la OTAN para hacer frente a crisis simultáneas, en dos territorios separados geográficamente y que exigiesen el cumplimiento de un amplio espectro de misiones.

En Noruega se materializaría la denominada "Crisis Norte", que simulaba un ataque militar a dicho país por fuerzas enemigas. En consecuencia, la OTAN debía acudir en su ayuda.

De forma simultánea se ejecutaba en la Península Ibérica la llamada "Crisis Sur". Bajo el control de la ONU, las fuerzas de la OTAN realizarían una operación de mantenimiento de la paz y de evacuación de personal no combatiente.

Bosnia-Herzegovina y más recientemente Albania podrían haber sido dos buenos y tristes ejemplos reales de ello.

STRONG RESOLVE-98 en España.

El escenario español se montó sobre un país ficticio llamado "AZURE" que se encontraba por razones socio-económicas en plena descomposición política, física y moral.

Ello había provocado el levantamiento militar del bando rebelde, ocasionando enfrentamientos armados y una división artificial del territorio.

Dado ese estado de las cosas, la ONU venía realizando múltiples esfuerzos, tanto diplomáticos como sobre el propio terreno, para alcanzar el alto el fuego y restablecer unas mínimas condiciones de vida para la población.

Organizaciones internacionales de tipo humanitario como Cruz Roja se habían desplazado a la zona para ayudar en lo posible a los numerosos civiles que por el desarrollo de los acontecimientos se habían visto obligados a abandonar masivamente sus hogares y huir a otras partes del territorio nacional.

La situación de inestabilidad y violencia que se vivía en algunas regiones de "AZURE" terminaría obligando a los gobiernos aliados a enviar fuerzas militares para evacuar a sus conciudadanos.

Al final, ambas partes (gubernamental y rebelde) se comprometerian a hacer respetar un acuerdo de alto el fuego y a aceptar la mediación y presencia de representantes de la ONU y de las fuerzas militares de la OTAN en misión de apoyo a la paz.

Para poder materializar todo esto en España se escogieron tres campos de maniobras separados geográficamente y que pretendían configurar tres regiones de "AZURE": San Gregorio (Zaragoza), Chinchilla (Albacete) y El Retín (Cádiz).

La participación de la Guardia Civil.

La Guardia Civil participó activamente en las fases de planeamiento, ejecución y simulación del Ejercicio "STRONG RESOLVE-98" en España.

En la fase de planeamiento la Subdirección General de Operaciones del Cuerpo mantuvo numerosos contactos y reuniones de trabajo con el EMACON (Estado Mayor Conjunto) y el EMMOT (Estado Mayor del Mando Operativo Terrestre) al objeto de perfilar y materializar las fases de ejecución y simulación.

Los problemas de seguridad y control en los desplazamientos de convoyes hasta las zonas de acción, las relaciones con la población civil y autoridades locales así como el control de daños fueron los que aconsejaron al JEMAD (Jefe del Estado Mayor de la Defensa) a solicitar la participación del Cuerpo en la fase de ejecución.

Dicha fase supuso un gran y meritorio esfuerzo a numerosas unidades de la Guardia Civil y muy especialmente a su Agrupación de Tráfico. Hubo que coordinar, controlar, acompañar y regular la circulación por carretera de centenares de convoyes militares al objeto de facilitar su llegada a los campos de maniobras y su posterior regreso a sus bases de origen.

La llegada de fuerzas militares se inició el 23 de febrero finalizando su repliegue el 24 de marzo. En definitiva un mes de duro y sacrificado trabajo durante el que la Guardia Civil demostró una vez más su preparación y nivel de eficacia.

Para el control y coordinación de todo ello se crearon determinados órganos en los que se integraron diversos equipos de enlace de la Guardia Civil: El Centro Nacional de Coordinación de Movimientos (NMCC), el Centro de Control de Movimientos del Mando Operativo Terrestre (CCMOVMOT) y el Centro Nacional de Control de Daños, Medio Ambiente y Accidentes de Tráfico (NTADECC).

Además también hay que mencionar los apoyos aduaneros, de policía judicial y cooperación cívico-militar que prestaron las Comandancias territoriales y muy especialmente la 231ª (Cádiz), 311ª (Valencia), 323ª (Albacete), 413ª (Girona) y la 421ª (Zaragoza).

La Guardia Civil en las Maniobras.

Sin embargo fue la fase de simulación la más interesante ya que suponía propiamente la materialización del Ejercicio OTAN denominado "STRONG RESOLVE - 98" en los tres campos de maniobras citados.

Para integrarse en dichas maniobras y poder cumplir las misiones asignadas al Cuerpo junto al resto de unidades militares y organizaciones no gubernamentales participantes, la Subdirección General de Operaciones designó a un grupo de Oficiales con amplia experiencia en misiones de apoyo a la paz (Bosnia-Herzegovina).

Asimismo para la ejecución de las actuaciones tácticas se designó a cerca de una treintena de componentes de la Agrupación Rural de Seguridad pertenecientes a los GRS nº 2 (Sevilla), 3 (Valencia) y 5 (Zaragoza).

Las misiones de la Guardia Civil.

Desde el SOPCOM-ESPAÑA (sistema nodal de comunicaciones y Mando) ubicado para este Ejercicio en el acuartelamiento de la Brigada de Caballería "Castillejos" II (Zaragoza) se coordinaban las actuaciones que se sucedían en los tres campos de maniobras españoles.

En todos ellos la Guardia Civil desempeñaba el papel ficticio de Fuerza de Seguridad del Estado de "AZURE" que se había mantenido leal al Gobierno del país tras la sublevación. Al tratarse de un ejercicio de simulación la entidad de las unidades representadas era muy superior a las actuantes. Así en el caso de los componentes del Cuerpo cada Guardia Civil sobre el terreno simulaba la presencia de otros diez más.

Las misiones que se asumieron fueron de lo más variadas e interesantes. Así en el denominado SOPSECTOR ESTE (San Gregorio-Zaragoza) su labor principal estaría especialmente vinculada a un Campo de Desplazados. En este punto hay que significar que recibe tal denominación la persona que dentro de su propio país se ve obligada a abandonar su localidad para tener que residir en otra.

En dicho Campo, dirigido por Cruz Roja Internacional bajo el auspicio de ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), la Guardia Civil dentro de su papel de Fuerza de Seguridad de "AZURE" velaría por su vigilancia exterior e interior.
Ello conllevaría el control y vigilancia de los convoyes de ayuda humanitaria y de desplazados en la zona gubernamental.

En el SOPSECTOR SUR (El Retín-Cádiz) nuestros Guardias Civiles velarían por la seguridad de un depósito de uranio, del que "AZURE" era un importante país productor.
Por último y dentro de las misiones principales destacó en el SOPSECTOR RESERVA (Chinchilla-Albacete) la de protección de una embajada de un país de la OTAN en "AZURE" y de la evacuación de personal extranjero no combatiente.

Comunes en todos ellos fueron también las misiones del control del tráfico en las carreteras gubernamentales, la escolta de las autoridades civiles así como el mantenimiento del orden público.

Las incidencias del Ejercicio.

Todas las unidades y organizaciones participantes en el Ejercicio estuvieron sometidas a múltiples incidencias puntuales, previamente estudiadas y que se activaban desde cada Puesto de Mando de SOPSECTOR. De esta forma se valoraba la capacidad de iniciativa y respuesta dando lugar a la estimulación secuencial de actuaciones que proporcionaban vida propia al Ejercicio.

Las de la Guardia Civil, en su papel de Fuerzas de Seguridad de "AZURE", fueron múltiples y variadas, no dando lugar a un solo minuto de aburrimiento.

Así se producían de repente ruidosas manifestaciones y alteraciones del orden público protagonizadas por ciudadanos de "AZURE". En unos casos protestaban por las deficientes condiciones de vida en el Campo de Desplazados y en otros por la presencia de las fuerzas de la OTAN en su país.

A veces se denunciaban casos de robos, violaciones o suicidios entre el personal civil desplazado o a evacuar. En ocasiones aparecían personas con documentación falsa o se recibían órdenes de busca y captura de criminales de guerra del bando rebelde.

No faltaron por supuesto registros y hallazgos de armas y explosivos entre elementos civiles subversivos con el consiguiente interrogatorio de los detenidos.

Y por último, cuando más tranquilo se parecía estar se "sufría" un ataque de fuego de morteros sobre el Campo de Desplazados o un grupo de ciudadanos extranjeros se negaban a ser evacuados de "AZURE".

En definitiva una contínua "caja de sorpresas" que nuestros Guardias Civiles supieron afrontar y resolver con eficacia y profesionalidad.

Conclusiones.

La valoración de la participación de la Guardia Civil en el Ejercicio "STRONG RESOLVE-98" no ha podido ser más positiva y satisfactoria.

Las operaciones de apoyo a la paz y de evacuación de personal no combatiente vienen siendo una cruda pero necesaria realidad que parecen no tener un final próximo en el contexto internacional. También hay que tener en cuenta que la presencia de la Guardia Civil es cada vez más reclamada en las misiones internacionales.

Por eso es necesario y de gran utilidad nuestra participación en ejercicios como el "STRONG RESOLVE-98" en donde se ha podido trabajar conjuntamente y coordinadamente con miembros de las Fuerzas Armadas de diversos países así como de la Cruz Roja y otras ONGs., como por ejemplo el MPDL (Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad).

Tal vez ello nos debe hacer ir pensando en la creación o adaptación de unidades del Cuerpo cuya función principal sea el cumplimiento de misiones específicas de carácter militar.

El caso del Batallón "TUSCANIA" de los Carabinieri italianos recientemente ampliado a Regimiento puede ser un buen ejemplo a seguir.

En estas maniobras de la OTAN se ha podido constatar una vez más que el personal de la Agrupación Rural de Seguridad es el más adecuado y capacitado para su participación en misiones tácticas.

Preparándose y participando en misiones humanitarias la Guardia Civil vuelve a ser una vez más "Pronóstico feliz para el afligido". Esta vez, más allá de nuestras fronteras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario