Translate

martes, 21 de enero de 2014

PISTOLA "ASTRA" 1921: 75º ANIVERSARIO DE CARABINEROS



Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en la Revista "ARMAS", nº 186, correspondiente al mes de noviembre de 1997, págs. 36-40. 
El original está ilustrado por once fotografías en color y dos en blanco y negro.

"El pasado mes se cumplía el 75º aniversario de la adopción de la pistola "ASTRA", modelo 1921, calibre 9 mm. largo, por el Cuerpo de Carabineros del Reino."

Introducción.

Tengo que empezar estas líneas reconociendo que en esta Revista, desde sus inicios en 1982 (¡parece que fue ayer!) se han escrito diversos e interesantísimos artículos sobre la más carismática de las pistolas españolas: la ASTRA modelo 1921.

Sin embargo creo que nuestro "Puro" es una fuente inagotable de historias y cualquier "excusa" es buena para escribir sobre tan singular pistola.

En este caso celebramos el 75º aniversario de su adopción por el Cuerpo de Carabineros del Reino. Por eso esta vez no vamos a hablar de sus cualidades o características. Simplemente lo haremos de Historia.

Por Real Orden de 13 de octubre de 1922, el Presidente del Consejo de Ministros, JOSE SANCHEZ GUERRA en nombre de Su Majestad el Rey ALFONSO XIII declaraba reglamentaria para las fuerzas de Carabineros y a propuesta de su Director General, la pistola ASTRA que ya había sido adoptada para todas las fuerzas del Ejército por otra Real Orden de fecha 26 de septiembre de 1921.

Se trataba de nuestro querido "Puro", la pistola fabricada por la firma ESPERANZA Y UNCETA de Guernica (Vizcaya), modelo 1921, calibre 9 milímetros para cartucho largo y que posteriormente sería denominada como modelo 400.

El Cuerpo de Carabineros.

Su antecedente más inmediato debemos buscarlo en el Real Cuerpo de Carabineros de Costas y Fronteras creado por Decreto de 9 de marzo de 1829.

Hacia finales del reinado de FERNANDO VII la crisis económica de nuestra hacienda era caótica. España no conseguía recuperarse de los efectos de la Guerra de la Independencia y la pérdida de las colonias americanas sucedidas en 1824.

Para su organización fue designado el Mariscal de Campo, JOSE RAMON RODIL, Marqués de Rodil. Este insigne militar, de origen asturiano, fue quien dirigió la heroica defensa del fuerte de El Callao, manteniendo la bandera española hasta el 23 de enero de 1826 aún a pesar de que catorce meses antes, Perú había alcanzado la independencia.

Tras su repatriación a España con todos los honores continuaría con una brillante carrera militar y política. Sería en tres ocasiones Ministro de la Guerra y durante la regencia de Espartero, alcanzaría la presidencia del Gobierno.

Organizó el Cuerpo con una estructura enteramente militar. Estaría bajo dependencia y amparo del Ministerio de la Guerra, siendo de su competencia lo concerniente al servicio específico, haberes, gratificaciones, y del de Hacienda sólo la coordinación de las gestiones. En principio parecía tener un sólido y lógico futuro.

Sin embargo por Real Decreto de 25 de noviembre de 1834 se dispuso su fusión con el Resguardo Civil (encargado de la vigilancia interior del fraude), haciéndolos depender de la Dirección General de Rentas Estancadas, dando lugar así a la creación del Cuerpo de Carabineros de la Hacienda Pública.

Pero la dependencia civil no llegó a dar los resultados esperados. Con la llegada de Espartero a la Regencia y siendo ya Presidente del Gobierno, el Marqués de Rodil pudo asentar definitivamente su proyecto. Esta vez su organizador sería el Mariscal de Campo MARTIN JOSE DE IRIARTE.

Por Decreto de 6 de agosto y 11 de noviembre de 1842 se organizaría un Cuerpo Militar denominado Cuerpo de Carabineros del Reino.

Por Decreto de 15 de mayo de 1848 es integrado en el Ejército, dependiendo del Ministerio de la Guerra en su organización y disciplina, y del Ministerio de Hacienda en cuanto al servicio y percibo de haberes se refiere.

Se establecieron once Comandancias con un total de 26 Jefes, 367 oficiales y 8.555 carabineros de infantería y caballería.

Con la llegada del 14 de abril de 1931 cambiaría su nombre por el de Cuerpo de Carabineros de la República.

El 18 de julio de 1936 contaba con una plantilla de 15.238 hombres, 33 maestros armeros y 65 matronas.

Tras la Guerra Civil y según se disponía en el artículo 4º de la Ley de 15 de marzo de 1940 se suprimía el Cuerpo de Carabineros adscribiéndose todo su personal al de la Guardia Civil. A partir de ese momento le correspondería a la Benemérita la persecución del contrabando y fraude en todo el territorio nacional.

La normativa de Carabineros.

Tras la adopción reglamentaria de la pistola ASTRA, el Director General de Carabineros, Teniente General JUAN LOPEZ HERRERO, solicitaba con fecha 26 de mayo de 1923, autorización del Ministro de la Guerra, para que las clases e individuos de tropa de su Cuerpo pudieran utilizarla aunque fuera de propiedad particular.

Ello se debía a que el Estado no disponía de dinero suficiente para dotar a todos los Carabineros de la nueva pistola reglamentaria.

Por tal motivo, y al igual que había pasado en la Guardia Civil, se estimulaba y autorizaba a sus componentes para que la adquiriesen con su propio sueldo. Todo ello por supuesto en espera de que el Instituto tuviese presupuesto suficiente.

Por Real Orden de 14 de junio de 1923 se concedía dicha autorización en nombre de su Majestad el Rey.

Tal vez llame la atención de algún lector el hecho de que se tuviera que autorizar mediante una norma de ese rango, la utilización en el servicio de armas de propiedad particular.

Ello se debía a que conforme a lo dispuesto en el entonces vigente Código de Justicia Militar y distintas sentencias del Consejo Supremo de Guerra y Marina, el militar que emplease armas anti reglamentarias, perdía el carácter de fuerza armada. Ello era muy importante pues se trataba de una protección jurídica especial.

EL GUIA DEL CARABINERO, antiguo boletín oficial del Cuerpo de Carabineros del Reino, publicaría en su número 23 de fecha 21 de junio de 1923, la Circular número 26 de fecha 18 de junio de 1923 en donde se dictaban instrucciones para que el personal de tropa de Carabineros que lo desease, pudiera adquirir la pistola reglamentaria ASTRA modelo 1921.

En los Presupuestos de 1923 se consiguió una partida económica para adquirir 3.070 pistolas para el Cuerpo de Carabineros del Reino. Esta cantidad era claramente insuficiente para dotar a su plantilla que entonces superaba los diez mil hombres.

El precio oficial de entonces era de 55 pesetas por pistola incluidos los dos cargadores. Caso de que un Carabinero la comprase particularmente, debía abonar un recargo de 5 pesetas más para sufragar los gastos de las municiones empleadas en el banco de pruebas.

El coste de la funda de cuero, cordón y bandolera suponía otras 18 pesetas y 50 céntimos. A partir del año 1931 el cordón cambiaría su color natural por el negro.

Todas las pistolas debían llevar grabado el escudo del Cuerpo de Carabineros e ir correctamente numeradas al objeto de ser registradas en los estados y libros de armamento de las unidades.

Cada pistola debía tener una dotación de 16 cartuchos. El Carabinero estaba obligado a portar la pistola siempre que estuviese libre de servicio. La munición que se consumiera en acto de servicio sería repuesta por el Cuerpo. Caso contrario debería hacerlo de su propio pecunio.

La Real Orden de 23 de mayo de 1924 aprobaría el reglamento para el manejo de la pistola ASTRA modelo 1921.

Hasta el mes de julio de 1936 se adquirieron desde su adopción reglamentaria con cargo a los Presupuestos del Estado un total de 10.085 pistolas ASTRA para el Cuerpo de Carabineros.

Con motivo de su integración en 1940 en el Cuerpo de la Guardia Civil, una gran parte de ellas seguiría prestando servicio muchos años más. El resto se perdió durante la contienda o pasó a manos de particulares.

Es curioso ver como 19 años después de que hubiese debido ser reglamentaria también para las clases e individuos de tropa de la Benemérita, llegó a sus manos.

Inicialmente como consecuencia de la Real Orden de 26 de septiembre de 1921 y su modificación de 6 de octubre de igual año, la pistola ASTRA modelo 1921 debería haber sido también reglamentaria para todos los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil, ya que entonces formaba parte del Ejército y disponía del mismo armamento.

Sin embargo como consecuencia de la Circular número 11 de la Dirección General de la Guardia Civil de fecha 21 de marzo de 1921 en la que se comunicaba la adquisición de 9.017 pistolas marca STAR a la fábrica de los hermanos ECHEVERRIA ORBEA de Eibar (Guipúzcoa) y la Real Orden de 5 de octubre de 1922, la pistola ASTRA modelo 1921 sólo sería reglamentaria para los Jefes y Oficiales del Benemérito Instituto.

Conclusiones.

El Director General de Carabineros, LOPEZ HERRERO, durante su mandato entre 1921 y 1924, se esforzó por robustecer tanto la plantilla del Cuerpo como su prestigio.

Preocupado por los contínuos incidentes con los contrabandistas fue consciente de la necesidad de que el Carabinero dispusiera para su defensa de una pistola segura y potente.

Hasta el año 1922, las fuerzas del Resguardo Fiscal estaban armadas por regla general sólo con el fusil, mosquetón o carabina Máuser, según modelos, para infantería o caballería.
Sin embargo cuando los Carabineros estaban fuera de servicio sólo portaban el cuchillo-bayoneta, quedando sumidos en una grave indefensión ya que entonces era muy habitual que los malhechores y contrabandistas dispusieran de armas cortas de fuego.

No obstante estaba obligado en cualquier situación a reprimir cualquier alijo o defraudación que tuviera conocimiento.

Un claro ejemplo de esto último y a su vez de la eficacia de portar una pistola se aprecia en la mencionada Circular número 26 de fecha 18 de junio de 1923 publicada en EL GUIA DEL CARABINERO.

Allí se relataba el arrojo y valentía de un Sargento de la Comandancia de Vizcaya que resultó gravemente herido al tratar de detener desarmado a unos delincuentes mientras que un Carabinero de la de Algeciras repelió airosamente una agresión de los contrabandistas con su pistola reglamentaria.

Dotar a las fuerzas de Carabineros de una pistola, y en este caso de la ASTRA modelo 1921 fue un gran acierto que salvó en innumerables ocasiones la vida a muchos de sus miembros y permitió capturar alijos que perjudicaban las maltrechas arcas de la hacienda española.

Hoy, 75 años después, el escudo del Cuerpo de Carabineros del Reino, grabado en la parte superior de la corredera de nuestra pistola ASTRA modelo 1921 nos ha hecho recordar y celebrar otra página más de la grandeza de su Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario