Translate

domingo, 2 de marzo de 2014

CENTENARIO CRUCERO "EXTREMADURA" (1902-2002).


Construido en los astilleros de Cádiz, realizó sus pruebas de mar en febrero de 1902.

Artículo escrito por Jesús Núñez y publicado en "DIARIO DE CADIZ" el 24 de febrero de 2002, pág. 18. 
El original está ilustrado con una fotografía en blanco y negro.

Introducción.

La sección de efemérides del DIARIO DE CADIZ nos recordaba hace unos días que se cumplía el centenario de las primeras pruebas de mar del crucero protegido de 3ª clase "Extremadura". En la tarde del día 15 de febrero de 1902 se hizo a la mar para navegar con rumbo al Estrecho y regresar por la noche al puerto capitalino.

La comisión inspectora que navegaba a bordo informó, según relataba DIARIO DE CADIZ hace ya un siglo, que las máquinas trabajaron durante cinco horas a un régimen de 125 a 130 revoluciones, alcanzando una velocidad cercana a las catorce millas por hora, llevando instaladas y encendidas la mitad de las calderas que se expresaban en el contrato de construcción.

Hablar y recordar hoy al "Extremadura" es hablar y recordar al Cádiz de hace cien años cuando su construcción dio de comer durante tres años a centenares de familias gaditanas, habiéndose hecho también recientemente eco de sus vicisitudes José Luis Gutiérrez Molina en su obra "El nacimiento de una industria. El Astillero Vea-Murguía de Cádiz (1891-1903)", editada por la Diputación Provincial.


Nacimiento del "Extremadura".


Los orígenes del "Extremadura" no pudieron ser más románticos pues gracias a la Junta Patriótica de Méjico liderada por Florencio Noriega Noriega, su coste de casi cinco millones de pesetas fue sufragado mediante suscripción a partir de 1896 entre la colonia española asentada en el país azteca que pronto contemplaría, entristecida y angustiada, la pérdida de las últimas posesiones nacionales de Ultramar.

Gracias a las activas gestiones de Ignacio Noriega, hermano del anterior, que estaba casado con una gaditana, se autorizó mediante real decreto de 23 de abril de 1898 que el nuevo crucero se construyera en los antiguos astilleros de Vea-Murguía ubicados en nuestra ciudad, colocándose la quilla diez meses después.

El nombre inicialmente previsto para el nuevo buque fue el de "Colonia Española de Méjico", sucediéndole los de "Méjico", "Patria" y "Puerto Rico" pero por razones obvias, ya que finalmente fue construido tras la pérdida definitiva de dicha colonia, se le bautizó a modo de homenaje con el de la tierra que tantos conquistadores y emigrantes había dado.

El casco del "Extremadura", que era la primera nave española de guerra que se hizo tras el "Desastre" de 1898, fue inicialmente botado el 29 de abril de 1900 en un multitudinario acto convocado por la joven sociedad "La Constructora Naval Española", mediante numerosas invitaciones impresas de las que hoy día todavía se conservan algunas como verdaderas reliquias históricas. (Ver: Invitación botadura Crucero "Extremadura").

Durante el acto de la botadura, amadrinada por Ana María Lacave, viuda de uno de los principales accionistas del astillero, la Corona estuvo representada por el ministro de Instrucción José García Alix, quien como contaba DIARIO DE CADIZ en sus crónicas de aquellos días, estuvo acompañado de 30.000 gaditanos. 

El 10 de mayo tomaba posesión del crucero su primer comandante, el capitán de fragata Emilio Martínez de la Torre y de Asís, veterano de las campañas de Cuba.

Tras dos años más de trabajos en bodegas, sollados, cubiertas y artillados por fin fue entregado oficialmente en agosto de 1902 a la Armada, siendo el primero en disponer de un servomotor totalmente construido en España. 

También tuvo poco después el privilegio, que compartió simultáneamente con el aviso "Giralda", de ser el primer buque de guerra español que probó experimentalmente el sistema de antenas de telegrafía inalámbrica que tanto revolucionó en su momento el mundo de las comunicaciones navales.

El "Extremadura", según el estado general de la Armada de 1903, desplazaba 2.134 toneladas, midiendo una eslora de 88 metros, una manga de 11 metros, un puntal de 6'30 metros y un calado de 4'91 metros. Podía alcanzar una velocidad máxima horaria de 20 nudos y gozaba de una autonomía a régimen económico de 7.366 millas, gracias a las 432 toneladas de carbón que alimentaban sus dos máquinas de triple expansión y calderas cilíndricas. 

Su tripulación estaba compuesta por 262 hombres y fue armado inicialmente con ocho cañones Vickers de 101 mm., cuatro cañones Nordenfelt de 57 mm., dos cañones Vickers de 75 mm., dos ametralladoras de 37 mm. y una de 7 mm..


Embajador y guerrero.


Al igual que otros buques de nuestra Armada el "Extremadura" sirvió de embajador español en aguas extranjeras. Así por ejemplo en 1906 asistió a las regatas de Kiel y Cowes, trasladándose durante su navegación hasta Crostadt portando un saludo del rey Alfonso XIII para el Zar de Rusia.

Tres años más tarde, en mayo de 1909, fue la nave escogida por nuestro monarca para trasladarse en su visita oficial desde Algeciras a Ceuta, iniciando a partir de entonces un dilatado periplo africanista tomando activa parte en las sucesivas campañas que acontecieron en las aguas de nuestro Protectorado en Marruecos.

El inicio de la Campaña del Rif, con motivo de los sucesos del 9 de julio de 1909, sorprendió al "Extremadura" en el arsenal gaditano de La Carraca sufriendo reparaciones, motivo por el cual no pudo incorporarse inmediatamente a las aguas de Melilla. 

No obstante diez días después, bajo el mando del capitán de fragata Joaquín Gutiérrez de Rubalcaba, navegó hacia la zona de operaciones, participando activamente en numerosas acciones de represión del contrabando de armas y de apoyo naval a las fuerzas del ejército.

Durante esa época "africanista" hizo un pequeño paréntesis que protagonizó como testigo privilegiado del nacimiento del Arma Submarina en España, escoltando en abril de 1917 la llegada a aguas peninsulares de su primer sumergible, el "Isaac Peral" de procedencia norteamericana. 

Cuatro meses después, a principios de septiembre, realizó idéntica misión al escoltar a otros tres nuevos submarinos, esta vez de procedencia italiana, los denominados "A-1" (Narciso Monturiol), "A-2" (Cosme García) y "A-3", convirtiéndose temporalmente en su buque nodriza hasta que fue sustituido por el "Kanguro".

Con motivo de la reorganización en marzo de 1924 de las Fuerzas Navales del Norte de Africa, el "Extremadura" se integró en las mismas, participando activamente en diversas operaciones destacando singularmente la del histórico desembarco de Alhucemas en septiembre de 1925, siendo su comandante el capitán de fragata Genaro Eduardo Verdía y Caula.

En 1931, tras la proclamación de la 2ª República, el "Extremadura" había quedado ya anticuado y por lo tanto fue dado de baja, siendo su último comandante el capitán de fragata Adolfo Hércules de Solás y Patudo de la Rosa. A partir de 1932 dejó de aparecer definitivamente en el estado general de la Armada, pero ya para entonces formaba parte de la historia gaditana.

2 comentarios:

  1. Estou procurando informações sobre este meu parente distante. Saberia algo mais sobre "el capitán de fragata Genaro Eduardo Verdía y Caula"?? Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días. Escribo desde Barcelona. Soy acuarelista e investigador de historia de la Armada española. Ahora estoy pintando un nuevo cuadro, de una foto del 4-9-1917, en la que se ven los 3 submarinos clase "A" , construidos en Italia, y abarloados al Crucero Extremadura en el puerto de Tarragona. En esa fecha, entraron por primera vez en puerto español.Coronel Nuñez Calvo: Una vez lo termine, le enviare un correo con el mismo. Un saludo Manuel Garcia.

    ResponderEliminar